Nuevo código transforma derechos civiles en Argentina

Los argentinos podrán firmar desde hoy contratos prenupciales, tener pensión de su pareja sin necesidad de casarse, divorciarse aunque sólo uno de los cónyuges así lo decida, pagar en pesos deudas adquiridas en dólares y adoptar niños en corto tiempo.

Estos son algunos de los principales puntos del nuevo Código Civil y Comercial que comenzó a regir en el país sudamericano y que sustituyó una normativa emitida en 1869 y que ya estaba obsoleta, porque no respondía a las necesidades de una sociedad moderna.

Los cambios, que transformarán de manera radical la vida cotidiana de los ciudadanos, fueron considerados insuficientes por organismos de derechos humanos que impugnaron las presiones de la Iglesia Católica para establecer que la vida humana comienza desde la concepción.

Sin embargo, la actualización de otros derechos coloca a Argentina a la vanguardia en América Latina, por ejemplo en el caso de los contratos prenupciales que especificarán de antemano la división de bienes en caso de un eventual divorcio.

También serán reconocidos los derechos de los concubinos que comprueben dos años de convivencia, lo que les permitirá el acceso a pensiones y a bienes, aun sin estar casados legalmente.

Una situación común que padecían miles de personas hasta ahora es que, en caso de fallecimiento de la pareja con la que habían convivido, se quedaban en el desamparo y las propias familias les impedían visitas en el hospital o acudir al entierro, lo que ya no podrá ocurrir.

En todos los casos en los que se habla de parejas, el Código Civil incluye a heterosexuales y homosexuales, en coincidencia con la ley del matrimonio igualitario que se aprobó hace cuatro años.

Uno de los aspectos más innovadores se refiere al divorcio, el cual podrá ser solicitado por uno sólo de los cónyuges, lo que bastará para que la separación legal sea inmediata.

La ley anterior establecía un plazo mínimo de tres años de convivencia para poder iniciar un divorcio, trámite que se solía alargar durante años porque la pareja estaba obligada a participar en múltiples citas de conciliación.

Con respecto a las adopciones, se acelera el proceso para evitar esperas de años a las que eran obligadas las personas que querían hacerse cargo de un menor de manera legal.

De acuerdo con datos oficiales, en Argentina existen alrededor de 10 mil menores que pueden ser adoptados, pero que permanecen en institutos debido a lo engorroso de los trámites burocráticos a los que son sometidos los posibles padres adoptivos.

En uno de sus aspectos más polémicos, el Código permite que las deudas adquiridas en dólares puedan ser cubiertas en pesos al tipo de cambio oficial, pero el problema es que el dólar legal vale 9.0 pesos y el ilegal casi lo duplica, pues equivale a 14.60 pesos.