Surge otra crisis entre dirigentes socialistas en Madrid

El Partido Socialista de Madrid (PSM) destituyó hoy a su portavoz en el Ayuntamiento de esta capital, Antonio Miguel Carmona, pero éste se niega a dejar el cargo al asegurar que fue elegido para ello por los ciudadanos.

En rueda de prensa, el que fuera candidato socialista a las elecciones del pasado 24 de mayo arremetió contra la dirigencia del partido, al asegurar que le ofrecieron ser senador por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en las próximas elecciones (a finales de año) a cambio de dejar su cargo.

"He dicho que no. Hay personas que tienen precio, pero yo no tengo precio", manifestó al enterarse que sería relevado por Purificación Causapié, que es la número dos en la bancada socialista en el Ayuntamiento.

La nueva dirigente del PSM, Sara Hernández, tomó la decisión tras ser designada como líder a finales de julio y con lo que se ponía fin a una crisis abierta en la formación tras la destitución en febrero pasado cuando el PSOE destituyó al anterior dirigente, Tomás Gómez.

Carmona acusó a la dirección socialista de haber actuado "con formas poco adecuadas" al haberse enterado de su destitución por la radio y en un día de vacaciones oficiales como es un 3 de agosto.

Se mostró en desacuerdo en que una parte del partido, la que ganó en el Congreso que nombró a Hernández, quiera hacer a un lado a la otra que perdió.

Atribuyó las causas a problemas internos del socialista madrileño, al existir "división interna" y anunció su disposición a mantenerse como concejal de Madrid, ya que para él es más importante que ser senador.

Posteriormente, el secretario de Organización del PSM, Enrique Rico, informó que la decisión de sustituir a Carmona estaba tomada por la comisión ejecutiva regional, que se trata de una determinación de la nueva dirección del partido.

Aclaró que los socialistas mantendrán el respaldo a la actual alcaldesa Manuela Carmona (de la coalición de izquierda Ahora Madrid), por lo que sólo se trata de un cambio de portavoz.