Centro Histórico de Villahermosa, versátil plataforma de recreación

Museos, centros culturales y de exposición de artes plásticas, comercio, hoteles, restaurantes, cafeterías, notarías y casas habitación se conjugan en el Centro Histórico de Villahermosa, que en sus calles adoquinadas luce inmuebles coloridos tras el rescate de su arquitectura.

Fue en la década de los años 70 del siglo pasado cuando calles como Benito Juárez, Miguel Lerdo de Tejada, Ignacio Aldama, Reforma y Narciso Sáenz fueron cerradas a la circulación vehicular y convertidas en calles peatonales a fin de establecer un área comercial llamada "Zona Luz".

Ahora, convertida en Centro Histórico al añadirse al circuito más vialidades, es objeto de una remodelación que abarca casi la totalidad de la zona, en la cual se han realizado modificaciones arquitectónicas para recuperar su identidad, que data de los siglos XVII y XVIII.

El secretario del ayuntamiento de Centro, Juan Ferrer Aguilar, señaló que antes de 2006, cuando comenzó la primera etapa de rescate arquitectónico del Centro Histórico, que han continuado los posteriores gobiernos municipales, había un exceso de anuncios y modificaciones a los inmuebles.

En coordinación con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que ha aportado la mitad de las inversiones, se han desarrollado los trabajos de remodelación en las fachadas de los inmuebles en dichas calles.

Asimismo, en las avenidas y calles como 27 de Febrero, Ignacio Zaragoza, Francisco I. Madero, José María Pino Suárez, 5 de Mayo, Independencia, Carmen Sánchez y Manuel Sánchez Mármol.

Allí se puede apreciar ahora arquitectura vernácula o tradicional, con construcciones con techo a cuatro aguas, de teja marsellesca, ventanas en proporción a las puertas, con ventanas enmarcadas y herrería sencilla con nudillos.

También, edificios con ventanas de madera cuadriculada y frisos que evocan motivos de la flora tabasqueña, entre otros componentes.

"La techumbre sostenida por madera en algunos casos, arquitectura con bóveda catalana también hay muchos edificios así", expuso quien fuera delegado del INAH cuando comenzó en 2006 el rescate de la zona.

De igual forma, expuso que en los negocios con las fachadas ya recuperadas se limitó la tipografía y tamaño de los anuncios, así como la presencia de vendedores ambulantes.

Añadió que la recuperación es un proceso que provoca la participación social, pues cada propietario de inmueble debe estar de acuerdo en la remodelación y en darle mantenimiento posterior.

Agregó que en este momento se avanza con lentitud en la quinta etapa del rescate de arcadas sobre la avenida Francisco I. Madero, pues hubo un recorte de 15 millones de pesos al programa por parte del gobierno federal.

Otra cantidad similar sería aportada entre el municipio y el gobierno del estado, por lo cual se busca que estos recursos puedan aplicarse aunque no se cumpla la meta inicial en esta etapa.

Por su parte, el presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles (AMHyM) en Tabasco, Jorge Cámara Domínguez, señaló que la inversión en el Centro Histórico es positiva porque no sólo alienta la llegada de visitantes sino es en beneficio para quienes habitan en esta ciudad.

"En su momento este cambio lo vivieron muchos de los socios hoteleros que están ubicados aquí en esta zona. Hay un enorme potencial en el centro, hay calles que se ven de buen nivel y son disfrutables", expuso.

Consideró indispensable que haya un programa de mantenimiento donde participe el dueño del inmueble y la autoridad, por lo cual debe asignarse una partida presupuestal con ese fin.

Incluso, en el caso de los edificios que se encuentran abandonados y deteriorados, planteó legislar al respecto para que los propietarios estén obligados a darles mantenimiento, al igual que terrenos baldíos no sean convertidos en basureros.

De igual forma, destacó la importancia de ordenar el comercio informal, pues de nada servirá remodelar las fachadas en el Centro Histórico si el ambulantaje se coloca en cualquier sitio.

"Es una necesidad y parte de la cultura del mexicano el contar con el puesto en la calles, no digo que no existan, pero hay que hacerlo bien, darles su propio espacio. Estandarizar el tipo de locales que se montan en la calles".

Por ello, se debe insistir en mantener las calles lo más despejadas posible para apreciar el paisaje del lugar y no se vea contaminado por un ambulantaje desordenado y contaminación visual de letreros y también de ruido.

En la zona, dijo, hay hoteles pequeños de muchos años usados por gente que llega por alguna actividad relacionada con su empleo y también inversiones importantes de hoteles de reciente construcción o remodelación, que le da una dinámica interesante a la también llamada Zona Luz.

En el Centro Histórico de Villahermosa se localiza la Casa de los Azulejos, hoy Museo de Historia de Tabasco, así como la casa-museo "Carlos Pellicer Cámara", la Sala de Arte "El Jaguar Despertado", el Centro Cultural Villahermosa y la Casa Siempre Viva.