Recibe Papa Francisco a abuelas de desaparecidos en Argentina

El Papa Francisco saludó hoy a un grupo de la asociación argentina de Abuelas de Plaza de Mayo, encabezada por su presidenta Estela de Carlotto, al finalizar una audiencia pública en El Vaticano.

El grupo, de unas cinco personas, estuvo compuesto también por la abuela Buscarita Roa y por un nieto recuperado, Juan Cabandié, en un encuentro de apenas dos minutos y al finalizar el pontífice saludó con un beso a Carlotto.

La activista de los derechos humanos entregó al pontífice una carta y un trozo de tela mientras Roa le pidió que bendijese un pañuelo, símbolo histórico de las mujeres que marchaban en la plaza central de Argentina para exigir por la liberación de sus familiares desaparecidos.

La víspera la presidenta de la asociación había anticipado que pediría al Papa que interceda para que las autoridades de la Iglesia católica de Argentina "digan lo que saben" sobre los desaparecidos y nietos robados durante la última dictadura militar.

"Voy a darle por primera vez la mano a Bergoglio ahora Francisco, con emoción por supuesto, con el orgullo de que sea un argentino y con la esperanza de que nos ayude", dijo a la prensa de su país.

"Ahora es muy importante, tiene más poder y posibilidades de hablar por primera vez de nuestros desaparecidos y de nuestros nietos que estamos buscando, que no queremos morir sin abrazarlos", declaró la dirigente de los derechos humanos.