Ciudadanos declinan denunciar maltrato animal en Baja California

A pesar de que dos de cada diez bajacalifornianos han sido testigos de alguna situación de maltrato animal, 78.1 por ciento de ellos no hizo nada al respecto porque desconocen dónde denunciar el abuso.

El director de la Casa Encuestadora IMERK, Manuel Lugo Gómez dijo que la mayoría están conscientes de que el abandono de las mascotas se considera como maltrato animal, pero uno de cada diez no sabe que también incluye la desatención en cuidados básicos.

"Actualmente siete de cada diez personas no tienen conocimiento de alguna asociación involucrada con el cuidado y protección de los animales en su ciudad de residencia, desconocimiento que sube a ocho en Tijuana, Mexicali y Rosarito", manifestó.

Reveló que según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), México ocupa el tercer lugar, a nivel mundial, en crueldad hacia los animales, pese a que en los últimos años se ha impulsado la conciencia social respecto al maltrato animal.

"La principal razón que relacionan como el generador del maltrato animal es la falta de conciencia social, representando el sentir de cuatro de cada diez personas, pero otras tres consideran que se debe a la falta de valores y dos más lo ven como crueldad", anotó.

Indicó que pese a que en Baja California el maltrato animal es castigado con una pena de tres meses a dos años en prisión y una multa de 50 a 100 días de salario mínimo, para seis de cada diez habitantes la medida es suficiente y para otros tres insuficiente.

"Actualmente en siete de cada diez hogares bajacalifornianos cuentan con por lo menos una mascota, proporción que sube a ocho en Playas de Rosarito, así como entre las personas de 36 a 65 años", expresó.

Respecto de otras actividades que involucran la participación de animales, afirmó que 97.8 por ciento de los habitantes de Baja California rechazan las peleas de perros, 90.3 está en contra de las peleas de gallos y el 81.3 rechaza las corridas de toros.

En relación con los dos últimos, sólo el 1.5 por ciento está a favor de las peleas de gallos y el 4.2 por ciento con las corridas de toros; la diferencia porcentual concentra a quienes les resulta indiferente, expuso.