Protagonizan periodistas argentinos inéditas movilizaciones

Los periodistas argentinos iniciaron hace dos meses una inédita movilización con huelgas, notas sin firma y marchas para exigir a las empresas dueñas de los medios de comunicación incrementos salariales y mejoras laborales.

Aumentos del 35 por ciento y un salario mínimo de mil 200 dólares mensuales son las principales demandas de los periodistas en las "paritarias", como se denominan aquí a las anuales negociaciones entre los sindicatos y las empresas.

También solicitan que a los colaboradores sin contrato, los llamados "free lance", se les pague cada nota a un mínimo de mil 800 dólares, así como que se aumenten 10 dólares por cada año de antigüedad en el caso de quienes son personal de planta.

Las empresas, por su parte, sólo ofrecen incrementos salariales de 21 por ciento, además que se niegan a regularizar a cientos de periodistas que padecen precarización laboral.

Aunque los delegados sindicales ya han mantenido una decena de audiencias con las patronales en el Ministerio del Trabajo, la lucha se hizo más visible el 7 de junio pasado, durante la conmemoración del Día Internacional por la Libertad de Expresión.

En esa jornada, en la que en Argentina también se celebra el Día del Periodista, trabajadores de diversos medios de comunicación realizaron una marcha multitudinaria en el centro de Buenos Aires y en cada empresa se declararon en asamblea permanente.

Desde entonces, los periódicos y revistas aparecieron con notas sin firmas en siete ocasiones, en señal de protesta de sus trabajadores, además que hubo paros laborales en las redacciones que duraron un par de horas.

El pasado miércoles hubo una huelga general de 24 horas que incluyó una marcha hacia la sede de Clarín y del portal Infobae, aunque por obvias razones las movilizaciones no han sido mostradas en los principales medios de comunicación.

Algunas empresas, como Clarín, Buenos Aires Económico y el diario Crónica, ofrecieron a varios de sus trabajadores aumentos unilaterales para "romper" las negociaciones, pero los periodistas rechazaron la oferta para continuar con las "paritarias".