Legisladores respaldan unión de partidos de izquierda en Latinoamérica

Legisladores se pronunciaron a favor de la unión de los partidos de izquierda en América Latina, con el fin de demostrar que son una opción de gobierno para la población y poder lograr mejores niveles de bienestar y desarrollo.

Asimismo, manifestaron la necesidad de combatir la corrupción, la impunidad y delitos como la desaparición forzada en la región.

Al impartir durante los trabajos del IV Encuentro Parlamentario del Foro de Sao Paulo, que se realiza en el Senado de la República, Gabriela Montaño Viaña, presidenta de la Cámara de Diputados de Bolivia, dijo que los gobiernos de izquierda en América Latina deben preocuparse de que en países como México y Colombia los partidos de esa corriente política estén divididos.

Advirtió que mientras la izquierda no genere espacios de unidad estará "relegada en una esquina, en el ámbito del manejo del poder", por lo que este foro debe tener la tarea básica de dar condiciones para que esos partidos puedan sentarse en una misma mesa y empujar su unidad.

Hizo notar que la derecha en el continente se ha renovado, muestra una cara "joven" y "exitosa", busca desideologizar a la población, así como eliminar y suprimir la política.

La parlamentaria subrayó que los representantes de esta corriente deben tener mano dura contra la corrupción al interior de sus partidos, pues de lo contrario no habrá diferencia entre ellos y la derecha.

En su turno, la diputada Nidia Díaz, del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, de El Salvador, se pronunció por crear una red de parlamentarios que, entre otros propósitos, permita combatir la corrupción, la impunidad y la desaparición forzada.

Andrés Castro Alegría, integrante de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, dijo que la isla está convencida que la única opción para avanzar frente a los nuevos retos y es a través de la unidad en la diversidad de la región y su capacidad de multiplicar de forma creativa la solidaridad entre las fuerzas del cambio y el progreso.

Indicó que aún persisten graves insuficiencias y desigualdades internas en cada uno de los países, a lo que se suma un escenario complejo, en el que los gobiernos de izquierda también están enfrentando la labor del imperialismo de Estados Unidos y la derecha interna.

Gustavo Gabriel Di Marzio, diputado de Argentina, apoyó la propuesta de conformar una red de parlamentarios donde se compartan experiencias de éxito, e impulsar leyes en cada una de las naciones que permitan atender con urgencia la crisis financiera mundial.

"Los latinoamericanos debemos tener soluciones latinoamericanas" por encima de los intereses del capitalismo financiero, que pretende hegemonizar a las naciones para establecer una nueva fase de acumulación, con un costo de menos empleo y más pobreza en Latinoamérica, enfatizó.

Recordó que el papa Francisco planteó que para salvar a los países latinoamericanos se necesita contrarrestar los males económicos que los ponen en riesgo, además de adoptar la llamada política de las tres "T": trabajos con derechos, tierra para los campesinos, y tierra urbana para vivienda digna.

Posteriormente, el senador mexicano Luis Humberto Fernández Fuentes destacó que actualmente existe un fenómeno donde vemos izquierdas emergentes "que parecen de izquierda, pero no lo son; es el maquillaje y la usurpación de las ideas".

Así como la comida chatarra llena pero no nutre, también hay movimientos que parecen de izquierda pero no tienen ningún contenido, están huecos y solamente se basan en la mercadotecnia para competir en sus propios mercados, mencionó el legislador del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

La legisladora Valeria Silva, de Bolivia, llamó las izquierdas de Latinoamérica a cambiar la agenda para consolidar la base material que sostenga el cambio con medidas económicas comunes, en materia de migración, educativas y especialmente para los jóvenes.

La legisladora de Brasil, Alice Mazzuco Portugal, llamó a que la unidad se extienda a las organizaciones sociales, intelectuales y de la cultura, a fin de fortalecer la defensa de los estados de Latinoamérica, no sólo frente al estancamiento de la economía mundial, sino también a la fuerte corrupción con la que se pretende debilitar a las naciones de la región.

A su vez, la diputada de Nicaragua, Eda Medina, consideró que es precisa la unidad de los partidos de izquierda en el continente, con el objetivo de construir una nueva sociedad que impulse la solidaridad permanente entre las personas.

La diputada Aleida Alavez Ruiz, del PRD, reconoció la responsabilidad de su partido: "Me avergüenza decirlo, pero la izquierda no ha estado a la altura de las demandas frente a las terribles tragedias que vive el país

También reconoció que, a causa de su división interna, una parte del PRD respaldó la aprobación de reformas estructurales, que fortalecen intereses de capitales trasnacionales por encima del bienestar de la población.