Niega Suiza haber recibido solicitud de asilo de Snowden

Suiza no ha recibido hasta el momento ninguna solicitud de asilo del exagente de la CIA, Edward Snowden, quien reveló el programa masivo de ciberespionaje en Estados Unidos, afirmó hoy la Oficina Federal de Migraciones de la confederación.

En declaraciones a la agencia suiza de noticias ATS, el gobierno helvético señaló que de hacerlo, la petición sería rechazada en virtud del cambio reciente a la ley de asilo que estipula que la persona en cuestión debe hacer la solicitud en la frontera suiza y no en los consulados.

En caso de que peligre la vida de una persona, subrayó, puede pedir a la embajada de Suiza una visa humanitaria que se puede prolongar hasta por tres meses, esa sería una de las opciones que podría contemplar Snowden, pero a la que no ha recurrido.

Snowden, después de nueve días, sigue atrapado en la zona de tránsito del aeropuerto moscovita de Sheremetievo y de acuerdo con un cable de Wikileaks, el ahora fugitivo de la justicia estadunidense ha pedido asilo a una veintena de países.

Entre ellos, además de Suiza se encuentra Ecuador, Islandia, Austria, Bolivia, Brasil, China, Cuba, España, Finlandia, Francia, Alemania, India, Italia, Irlanda, Países Bajos, Nicaragua, Noruega, Polonia, Rusia y Venezuela.

En lo que toca a Rusia, el presidente Vladimir Putin dijo la víspera estar dispuesto a conceder el asilo con la condición de que debe cesar su labor "dirigida a causar daño a nuestros socios estadunidenses".

Luego de estas declaraciones, el solicitante de asilo declinó su petición a Moscú.

Por otra parte, se ha especulado que el presidente de Venezuela Nicolás Maduro, quien se encuentra en Moscú por una cumbre sobre gas, conceda el asilo de manera inmediata a Snowden, quien incluso podría regresar con el mandatario venezolano.

Sin embargo, no es del todo claro si el gobierno de Caracas ha recibido ya la solicitud de asilo del exagente de la CIA.

En declaraciones a la prensa en Moscú, Maduro manifestó que Snowden es un hombre "valiente" que ha dicho una "gran verdad" al revelar la trama de espionaje masivo de las comunicaciones por los servicios secretos de Estados Unidos y Gran Bretaña.

Consideró que el joven de 30 años merece la defensa del derecho internacional y humanitario.