Deben sectores tradicionalistas de Francia aceptar matrimonios gay

La aceptación del matrimonio entre personas del mismo sexo y el derecho a la adopción no afectan en nada a las tradicionales formas de familia en Francia, ya que en una democracia, todos tienen los mismos derechos, advirtió hoy El País.

El Parlamento de Francia convirtió la víspera a su país en el catorceavo del mundo que reconoce la misma protección al matrimonio entre personas del mismo sexo que al celebrado entre heterosexuales, además del derecho a la adopción, destacó este miércoles el diario español El País en su editorial.

"Ese nuevo paso hacia la igualdad (¡égalité! fue el grito coreado por los partidarios de la ley al anunciarse el resultado del voto) fue posible gracias a la firmeza del presidente de la República, François Hollande, y de la mayoría absoluta de la izquierda", añadió.

Hollande y la izquierda mantuvieron su promesa electoral frente a una intensa campaña de protesta desarrollada por medio de marchas y concentraciones.

Las protestas partieron de sectores católicos y de grupos juveniles de extrema derecha y arrastraron después a otras fuerzas, como el radical Frente Nacional y la principal fuerza de la derecha, la UMP, debilitada tras la retirada del ex presidente Nicolas Sarkozy.