Sector Salud sugiere llevar una alimentación sana durante el verano

Con el objetivo de evitar que se presenten deshidrataciones e intoxicaciones alimentarias, la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) sugiere una buena alimentación durante la temporada de verano, ya que es cuando más se debe tener cuidado de los alimentos.

"La causa por la que se originan los trastornos alimentarios, es por consumirlos en mal estado debido a la inadecuada conservación y manipulación de los productos, durante las elevadas temperaturas", señaló la Sigrid Pimentel Martín, nutrióloga de la dependencia.

Asimismo, dijo que el verano es una época del año en donde los hábitos alimentarios saludables pueden verse afectados, ya que al estar de vacaciones existe una mayor tendencia a comer fuera de casa y a preferir alimentos menos saludables, lo que puede provocar problemas gastrointestinales y aumento de peso.

Resaltó que debido al calor se incrementan las posibilidades de que se presente deshidratación, por ello, es recomendable beber una mayor cantidad de líquido y priorizar el consumo de alimentos frescos, en particular verduras y frutas, ya que son ricas en agua, vitaminas y minerales.

Recomendó que para conservar correctamente los alimentos, si se recalienta una comida guardada en el refrigerador, deberá ser solamente la porción que se vaya a consumir, ya que no se debe calentar más de una vez las preparaciones.

La nutrióloga de la SSJ aconsejó lavarse las manos antes de cocinar, limpiar con agua potable todo lo que se vaya a comer crudo, no utilizar los mismos cuchillos, ni tablas para cortar alimentos crudos y cocidos, ya que pueden transmitirse bacterias mediante estos utensilios.

Recomendó realizar cinco comidas al día y mantener los horarios; una hidratación adecuada, tomando dos litros de agua al día, en pequeños sorbos cada 15 minutos aunque no se tenga sensación de sed; evitar bebidas azucaradas.

Asimismo, preferir alimentos de temporada, como frutas y verduras, que aportan nutrientes esenciales y pocas calorías, además de ser alimentos hidratantes y refrescantes.

Al comer fuera de casa, optar por los platillos realizados con técnicas culinarias sencillas (plancha, brasa, asado, parrilla, vapor); hacer algún tipo de actividad física, señaló.

"Es importante señalar que todos aquellos alimentos enlatados, sean ingeridos eventualmente, es decir; que se consideren como algo extra en la dieta", puntualizó.