Sabios alemanes en economía proponen medidas para estabilizar eurozona

Los denominados "sabios alemanes en economía", el consejo integrado por cinco prominentes economistas que asesora en forma independiente al gobierno de Angela Merkel, sugieren llevar a cabo una reforma a fondo de la arquitectura de la unión monetaria.

Según indican en un reporte presentado este martes, la reciente crisis entre el gobierno griego y sus socios de la zona euro sacudió los cimientos de la Unión Monetaria, por lo que entienden que sería necesario aplicar nuevas medidas en la eurozona de forma urgente que sirvan para profundizar en la unión bancaria.

En un documento que responde al nombre de "Lecciones de la crisis griega para una eurozona estable", los cinco sabios plantean un nuevo marco de ordenación a largo plazo que se rija por el principio de "la unidad de responsabilidad y el control".

"La unión bancaria europea debe ser impulsada a través del desarrollo y establecimiento de un régimen de liquidación (de un estado europeo en quiebra) y de la creación de un mecanismo autónomo de supervisión financiero", destacó el informe.

En opinión de los destacados economistas, el problema de la vinculación entre el riesgo de los bancos y de los estados debe continuar desactivándose.

Sobre todo, apuntan, tendría que reforzarse el mecanismo de crisis para que sea posible una "insolvencia estatal ordenada", de forma que se pueda hacer frente a la falta de cooperación de un estado.

Los cinco sabios señalaron también que el cumplimiento estricto de las reglas fiscales es la única manera de superar el viejo problema de las altas deudas.

En relación a los procedimientos de insolvencia de los estados miembros de la eurozona, defienden una reducción de la deuda nacional por la aplicación coherente de las normas y mediante el establecimiento de una cláusula de "no asistencia" que sirva para hacer creíble los acuerdos.

"Para mantener la cohesión de la unión monetaria, debemos reconocer que los votantes de los países acreedores no están preparados para financiar a los países deudores de forma permanente", señaló el presidente del Consejo Asesor, Christoph M. Schmidt.

De acuerdo con el Consejo Asesor, el mecanismo de insolvencia sería un instrumento importante para prevenir la crisis. "Al igual que la participación de los acreedores está limitada en una insolvencia bancaria, debería también ser posible una limitación en una bancarrota estatal", apuntaron.

En el reporte también indicaron que un estado, que de forma permanente no coopera con el resto de miembros, no debe convertirse en una amenaza para el euro, por eso entienden que la salida de un país de la eurozona debería ser posible como "último recurso".

A pesar de que el consejo de sabios insta a aplicar reformas en la eurozona, reconoce al mismo tiempo los éxitos logrados en los últimos años. Así, destaca que sin la ayuda de los socios europeos y del Fondo Monetario Internacional (FMI), los países rescatados se enfrentarían a una situación mucho más complicada en la actualidad.

"En primer lugar se conjuró una crisis financiera que podría afectar a toda la eurozona, también se evitó que los países en crisis tuvieran que hacer ajustes más dolorosos mediante la intervención del FMI y de otros socios y los programas de rescate evitaron políticas de austeridad más dura", recalcó Schmidt.

Las propuestas formuladas por el Consejo Asesor Económico son escuchadas por atención tanto por la clase política como por la sociedad alemana, pero no son vinculantes para el Gobierno Federal.