Turquía señala que es imposible proceso de paz con rebeldes kurdos

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, aseguró hoy que es imposible continuar un proceso de paz con los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

En rueda de prensa, señalo también que los políticos con vínculos con "grupos terroristas" deben ser despojados de su inmunidad judicial, reportó el diario Today´s Zaman.

"No es posible para nosotros continuar el proceso de paz con aquellos que amenazan nuestra unidad nacional y la fraternidad", afirmó Erdogan en un encuentro con medios antes de su partida en una visita oficial a China.

Erdogan afirmó que crear una "zona segura" en el norte de Siria es lo que Turquía y Estados Unidos están en negociaciones y sostuvo que esa solución allanaría el camino para el regreso de los 1.7 millones de refugiados de Siria.

Turquía no dará ninguno paso atrás en su lucha contra el terrorismo, después de que su ejército lanzó ataques aéreos contra posiciones del Estado Islámico en Siria y sobre el Partido de los Trabajadores Kurdos (PKK) en el norte de Irak.

"No daremos un paso atrás en nuestra lucha contra el terrorismo, esto es un proceso y continuará con la misma determinación", manifestó. Erdogan expresó su deseo de que la alianza militar de la OTAN, que tiene una reunión de emergencia este martes, esté lista para tomar las medidas necesarias sobre la situación en la región, pero no dio detalles.

El atentado de Suruc, que costó la vida a 32 personas, ha roto la tranquilidad con la que el gobierno turco llevaba a cabo las negociaciones para formar gobierno.

El gobierno del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) ha declarado la guerra al PKK rompiendo así con el proceso de paz y dando la espalda a millones de kurdos.

El gobierno del presidente Erdogan había iniciado en 2012 conversaciones de paz con el jefe del PKK encarcelado, Abdulá Ocalan, para tratar de poner fin a una insurgencia que dejó 40 mil muertos desde 1984, sin embargo las negociaciones fracasaron.