Obra de Bosco Brasil celebra su paso por México

Con una función especial, celebratoria, con palabras alusivas y la develación de una placa que deja para la posteridad testimonio de su paso por diversos escenarios mexicanos, anoche brilló la obra "Nuevas directrices para los tiempos de paz".

La pieza escénica, que confronta al espectador con los prejuicios que provoca toda guerra y que por su calidad está considerada como una de las mejores obras brasileñas escrita en la última década, realiza su sexta y última temporada hasta el 2 de agosto. Hubo llanto de emoción.

Con emotivas felicitaciones para la producción de la obra, para el director escénico y para el elenco, Germán Castillo, quien en 2013 fue reconocido por 25 años de docencia en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde recibió la Medalla al Mérito Universitario, fue el padrino de la ceremonia.

Se trata de una obra de Bosco Brasil, con traducción de José A. Falconi. Del concepto del montaje, recordó el director Gabriel Figueroa Pacheco, busca que el público se enfrente a los diversos prejuicios raciales y políticos que siempre provocan toda guerra o represión.

La trama es sencilla e impactante. La Segunda Guerra Mundial ha terminado y en Brasil un refugiado Polaco es retenido e interrogado por un oficial de migración, quien propone un reto: Tiene 10 minutos para hacerlo llorar. Obra simple y concreta, según Figueroa.

Tanto, que sitúa al espectador en la frialdad de una oficina de los años 40 donde, y entre cada línea de diálogo, se cuela el vacío que surge de la devastación en la que están esos personajes. Sus miserias, muertes y culpas van inundando el clima de la obra.

Clima que se instala como un gran plano general, en el que los escasos movimientos que se realizan "nos evocan que estamos frente a dos seres que parecen estar compareciendo las acciones que los atormentan y que ya no pueden eludir", señaló el director de la obra.

La historia inicia cuando el polaco que baja del barco que lo transporta, con la esperanza que lo acoja un país latinoamericano lejano a los horrores de la guerra. Pero en Brasil, si no llegan las directrices para los tiempos de paz, todo extranjero requerirá salvoconducto.

El refugiado polaco es retenido en la sala de inmigración e interrogado por un agente de aduanas. Lo que sigue es una indagación que se vuelve la confrontación de los horrores raciales de uno contra los horrores políticos del otro. Empleado del estado vs inmigrante.

El director de esta puesta en escena, Gabriel Figueroa Pacheco ha sido becario de los programas "Jóvenes Directores" del Fideicomiso Carlos Téllez; "Arte x Todas Partes", "Jóvenes Creadores del FONCA" y del programa "México en Escena", emisión 2009.

Dentro de su trabajo como director escénico destaca "María" ("Tina Modotti") en codirección con Haydeé Boetto; "Feliz fin del mundo, Generación X", (2012); "Jugar a morir" (2009); "Dios es un Dj"; "El sueño" (2003); "Panic drome" (2002), y "Excalibur" (2000).

Luego de presentarse en varios escenarios de la Ciudad de México, "Nuevas directrices para los tiempos de paz" ofrece su última temporada en el Foro de las Artes del Centro Nacional de las Artes (Cenart), hasta 2 de agosto, viernes a las 20:00, sábados a las 19:00 y domingos a las 18:00 horas.