Elaboran plan de contingencia contra inundaciones en Venezuela

La Asociación Venezolana de Protección Civil (AVPC) y la Red Social de Médicos Solidarios (RSMS) elaboraron un plan de contingencia para hacer frente a las inundaciones que ya comienzan a aparecer en el país.

"Es un plan donde participan grupos de rescate, bomberos, médicos y todos aquellos voluntarios que deseen hacerlo", dijo Evaristo Malavé, coordinador de la AVPC, en conversación que sostuvo con Notimex.

Malavé destacó que estos desastres naturales ocasionan graves daños a la salud en el que las vías digestivas, la piel y los huesos suelen ser los más afectados, y "las personas más vulnerables son los niños, ancianos y embarazadas".

"Nuestro plan de contingencia contra las lluvias e inundaciones incluye labores de búsqueda y salvamento, así como la instalación de hospitales de guerra para atender a personas conmocionadas o heridas como consecuencia de este fenómeno climatológico", precisó.

Aconsejó a quienes se encuentren en una vivienda que está siendo afectada por las aguas, desconectar la corriente eléctrica para evitar cortos, limpiar los desagües, evitar arrojar residuos sólidos a los sumideros y guardar sus enseres en lugares altos.

El doctor epidemiólogo Hebert Molina, presidente de la RSMS, explicó que las inundaciones pueden tener efectos directos inmediatos como la muerte por inmersión o causar traumatismos graves, heridas, laceraciones, estrés postraumático y partos prematuros o abortos.

Molina señaló que cuando se producen estos eventos naturales es muy común que se mezclen las aguas blancas con las negras y se contaminen los alimentos y el agua, produciendo enfermedades como cólera, amibiasis leptospirosis y salmonesis, entre otras.

"Durante o después de una inundación, la piel de las personas también puede verse afectada tanto por infección de las heridas, como por la aparición de dermatitis y escabiosis, por eso nuestro plan prevé la participación de médicos especialistas en diversas patologías", indicó.

Agregó que si la inundación es de gran magnitud, lo más apremiante es salvar la vida y que los ancianos y niños sean movilizados a un sitio seguro donde se disponga de agua potable, fórmulas lácteas para recién nacidos y niños, alimentos y medicinas.

Los especialistas destacaron que se debe tener cierta atención con los refugios a donde se llevan a los damnificados. Explicaron que debido a las precarias condiciones sanitarias en que se encuentran estos lugares, podrían complicar aún más la salud de los afectados.