Regresa Héctor Suárez al teatro con humor negro

El actor Héctor Suárez recibió el apoyo de amigos y familiares que se dieron cita en el Teatro 1 del Centro Cultural antes Telmex para presenciar el estreno de la puesta en escena "Estoy loco", una sátira política mezcla del México de ayer y de hoy.

Durante la alfombra roja se vieron desfilar personalidades como la actriz Arlet Pacheco, tesorera de la Asociación Nacional de Interpretes, quien aplaudió el profesionalismo y entrega del actor en el escenario.

"Muy inteligente y talentoso, con un humor negro y con la capacidad de hacer reflexionar al espectador", expresó Pacheco.

Destacó que puestas en escena como "Estoy loco" son necesarias en la cartelera teatral por el contenido de los temas, que van más allá de una simple formula de hacer reír. "Propone de manera seria hablar sin censura sobre cualquier tema y eso no es fácil".

Otro que desfiló por la carpeta carmesí fue su hijo Héctor Suárez Gomís, quien destacó que entre la locura de su padre y la de él es más fuerte la del creador del "Mil usos", del "No hay" y de "Tomás", por la experiencia y la trayectoria vivida en tiempos difíciles políticamente hablando.

"No hay mejor manera de vivir la vida que burlarte de tu realidad y no tomarte en serio ni a ti mismo; es un placer ver a mi padre y soy su fan número uno, es mi gran maestro de vida y de carrera; es quien me dio las herramientas para ser quien soy", sostuvo.

La alfombra roja recibió a otros exponentes del drama y la comedia como Ari Telch, Tomás Goroz y Plutarco Haza, quienes también externaron la admiración por Héctor Suárez, por su valentía de hablar de temas políticos que nadie hace y por la manera de mezclar las realidades pasadas y presentes.

El comediante del otrora programa de conciencia social "¿Qué nos pasa?" rindió homenaje al gran comediante Jesús Martínez "Palillo" y al primer actor Carlos Ancira, al que calificó como su gran maestro de actuación, mientras que al primero le debe las ganas de seguir denunciando a través de la actuación.

El Teatro 1 del Centro Cultural quedó lleno en su totalidad y el público estalló en constantes aplausos, risas y carcajadas, con el sarcasmo ácido de los comentarios de Héctor Suárez que revivió por unos minutos el ambiente entrañable de las carpas.