Celebran vigencia de la novela "Las amistades peligrosas"

Mientras la escritora, investigadora y profesora universitaria Beatriz Espejo dijo ignorar si los personajes de la novela "Las amistades peligrosas", de Pierre Choderlos de Laclos, son reales o no, la autora y locutora Gabriela Damián alabó la vigencia de éstos y su herencia cultural.

Al participar esta noche en la charla "Las amistades peligrosas", como parte del ciclo "La sexualidad femenina en la literatura", en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, celebraron que la cita obra, que narra las obsesiones perversas de una pareja en la corte francesa del siglo XVIII, hoy esté reinante.

Para Damián, se trata de una novela extraordinaria del siglo XVIII vigente, ya que "su contenido completo se podría trasladar a una charla en ´facebook´, en ´chat´ o en cualquier otro dispositivo o plataforma del siglo XXI, usada por la gente para mantener correspondencia y charlar sobre temas afines.

Recordó, sin embargo, que la mayoría de las libertades de las que hoy gozan las mujeres de casi todos los países del mundo "tienen muy poco tiempo de haber sido conquistadas", y que en el siglo XVIII las mujeres estaban confinadas a roles como el de madre abnegada, esposa sumisa, monja o prostituta, o morir.

Sostuvo que actualmente las condiciones que viven las mujeres son distintas, aunque todavía falta mucho por hacer, pues los feminicidios no cesan en diversas naciones del planeta, especialmente en Latinoamérica. "Eso es algo en lo que se debe trabajar mucho todavía", subrayó la periodista.

Recordó que en aquellos años era muy difícil para el sexo femenino ser dueña de algo. "Hoy en día las mujeres podemos ser dueñas de una casa, un auto o un caballo; en esos años nada podía ser de la mujer y contrariamente a eso ellas eran una posesión más de los hombres, de sus padres y luego de sus esposos".

Espejo redondeó la idea al comentar que "El siglo de las luces" se caracterizó por la conquista de varios autores, como el señor Pierre Choderlos de Laclos, quienes tuvieron la libertad de escribir sobre temas poco permitidos en ese entonces, como la liberación e igualdad de las mujeres.

En el acto se informó que la novela de Pierre Choderlos de Laclos (1741-1803), "Las amistades peligrosas", publicada en 1782, narra un duelo perverso y libertino de la marquesa de Merteuil y el vizconde de Valmont, miembros de la nobleza francesa de finales del siglo XIX, y de ahí se desprenden historias.

El papel que juegan los personajes femeninos en la obra de Choderlos de Laclos es extremoso y arquetípico. Las mujeres son símbolo de la virtud y la ingenuidad, personificadas en la presidenta de Tourvel y en Cecilia Volanges. También, son los mejores artífices del juego de máscaras de esa sociedad.

En su oportunidad, Gabriela Damián (Ciudad de México, 1979) comentó que Pierre Choderlos se vale de las voces femeninas para expresar un punto de vista masculino, propio del pensamiento ilustrado de la época sobre el lugar que las mujeres debían ocupar en la sociedad de entonces y la sexualidad.

La marquesa de Merteuil podría ser considerada dentro de la novela como un personaje amoral; sin embargo, para Gabriela Damián lo que define a lo moral siempre estará determinado por el momento histórico al que pertenezcan los protagonistas que se juzguen, y cómo lidian con las reglas que se les imponen.

Es interesante entonces analizar el desenlace que el autor Pierre de Choderlos decide darle a uno de sus personajes principales: El de la marquesa, una mujer inteligente, dueña de sí misma, quien ejerce el poder sobre su propia sexualidad y recibe un castigo ejemplar para aleccionar a las mujeres de la época, añadió.

"Quizá las intenciones de Choderlos de Laclos eran buenas porque se proponía erradicar la ignorancia a la que se sometían las mujeres dentro de la formación religiosa, tanto en la familia como en los conventos. Pero no propone un cambio real en la forma en que ellas deberían apoderarse de sí mismas", estimó.