La Alcano promueve una banca social para pequeños productores

El Congreso Agrario Permanente (CAP) propondrá al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, la creación de la banca social para atender a pequeños productores y la incorporación de cinco millones de hectáreas no utilizadas.

El líder de la Alianza Campesina del Noroeste (Alcano), Raúl Pérez Bedolla, informó que el planteamiento forma parte de la propuesta global que presentará el CAP en su próxima reunión con Osorio Chong, para que sea incluida en un pacto rural.

En entrevista aclaró que la banca social que plantean "no es una intermediación financiera", sino que tendría como objetivo "atender las figuras sociales y que les lleguen los recursos de crédito directos, para así aumentar su productividad.

Aclaró que es distinta a la Banca de Desarrollo, representada por Financiera Rural o por los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA), pues "ahí podemos incorporar a todos los productores que no van con fines de lucro, que quieren hacer productivas sus parcelas y ganar dinero producto de la venta de sus cosechas".

Agregó que para esta cúpula campesina, , que forma parte del CAP, "la reforma financiera está incompleta pues de manera directa no hay un planteamiento para apoyar la banca social ni a los productores sociales, y es lo que le falta".

Pérez Bedolla sostuvo que tanto la Financiera Rural como FIRA tienen sus márgenes, por lo que es necesaria la creación de una banca social ya que en su opinión "los intermediarios financieros están muy limitados para poder atender a este estrato de productores".

El dirigente agrario expuso que este año México importará 10 millones de toneladas de alimentos, cifra similar a la de 2012, es decir que se depende casi hasta en 60 por ciento de esas importaciones y sólo se produce 40 por ciento de los alimentos que requieren los mexicanos.

Ello a pesar de que según el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (Inegi), "tenemos de manera mal utilizadas o no utilizadas casi cinco millones de hectáreas de tierra cultivable en el sur-sureste del país".

En ese territorio sería factible producir "en total ocho millones de toneladas de alimentos, con lo que ahí está la solución a este problema", destacó el dirigente de la Alianza Campesina del Noroeste.