Pese a avances, persiste violación a derechos de empleadas domésticas

Pese a los avances logrados en México sobre los derechos laborales, las trabajadoras domésticas aún sufren precarización en el empleo, advirtió la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF).

Por ello, insistió en recomendar la ratificación del Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), a fin de continuar el proceso de reformas laborales que se necesitan armonizar en el país.

En un comunicado, la CDHDF advirtió que aun cuando la Ley Federal del Trabajo prevé un capítulo referente al trabajo del hogar, en la práctica las empleadas domésticas están sujetas a la discrecionalidad de sus patrones, lo cual provoca su indefensión.

A ello se suma la debilidad de los mecanismos para obligar a que se les contrate mediante esquemas de trabajo decente y al desconocimiento de la ley. En la mayoría de los casos, las condiciones de trabajo se fijan de forma oral, sin determinación específica de horarios y sin prestaciones.

Para las trabajadoras del hogar resulta difícil tener vacaciones, prima vacacional, aguinaldo y atención médica, entre otros derechos establecidos en la ley.

Menos de ocho por ciento puede continuar con sus estudios debido a sus largas jornadas de trabajo, por las cuales no reciben el pago de horas extras; están expuestas a despidos injustificados, maltratos e insultos y, en ocasiones, acoso sexual.

La ley obliga a todos las personas que tienen trabajadores a su servicio a inscribirlos ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), al Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) y a aportar al sistema de pensiones, pero pocas veces estas obligaciones se cumplen.

Por ello, el reto consiste en reconocer en principio el valor económico y social con que contribuye ese sector, darle reconocimiento pleno de sus derechos laborales y derecho de igualdad entre trabajadoras y trabajadores.