Arrancan en Cuba cooperativas al margen del sector agropecuario

Cuba puso a partir de hoy en funcionamiento 124 cooperativas en sectores que van desde la construcción a otros donde el Estado ha demostrado ineficiencia, como parte de los ajustes económicos del gobierno del presidente Raúl Castro.

La formación de tales entidades, que incluyen mercados agropecuarios, se inserta en la dinámica del proceso de "actualización" del modelo económico cubano, indicó este lunes el diario oficial Granma.

Agregó que esta nueva forma de gestión en la economía nacional comienza a funcionar de manera experimental, sustentada en el programa aprobado por el VI Congreso del gobernante Partido Comunista de Cuba, efectuado en abril de 2011.

Castro ha impulsado reformas (ajustes) económicas que incluyen la expansión del sector privado y cooperativo, la reducción de la plantilla estatal, la liberación de la compra-venta de casas y autos y la flexibilización de la política migratoria de la isla.

"Estamos apostando a gestionar, de forma cooperativa, actividades que estatalmente no han sido eficientes", dijo la jefa del Grupo de Perfeccionamiento Empresarial de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, Grisel Tristá.

La funcionaria anotó que ello, además, le permite al Estado irse desprendiendo, en el sector no agropecuario, de asuntos que no son trascendentales en el desarrollo de la economía.

Según Tristá, de este primer grupo de cooperativas, 112 surgen del sector estatal y 12 del no estatal, estas últimas constituidas fundamentalmente entre trabajadores por cuenta propia (privados, más de 400 mil en todo el país).

Del total, 99 corresponden a mercados agropecuarios radicados en las provincias de La Habana, Artemisa y Mayabeque, dos son de reciclaje y recuperación de materias primas y 12 están relacionadas con actividades de la construcción, explicó.

Asociadas a servicios auxiliares del transporte existen seis dedicadas a chapistería, pintura, tapicería, servicios de grúa y auxilio en la vía, lavado de autos, inflado de neumáticos, entre otros.

El jefe de grupo en la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, Rubén Toledo, dijo que estas cooperativas están llamadas a ocupar un lugar importante en la economía del país, pero "no son resultado de un proceso de privatización".

Sin embargo, advirtió que el papel principal lo continuará teniendo la empresa estatal socialista, que ejerce el control sobre alrededor del 90 por ciento de la economía de esta nación caribeña.

Críticos de las reformas económicas del gobierno, como el académico Carmelo Mesa Lago, han deplorado que el gobierno ponga énfasis en el plan central, el control, la empresa estatal y los fuertes impuestos al sector privado que "obstaculizan su desarrollo".

Además de las 124 cooperativas no agropecuarias que entraron este día en funcionamiento, el vicepresidente del Consejo de Ministros, Marino Murillo, anunció un segundo grupo aprobado el viernes pasado en una reunión de ese órgano de gobierno.

Murillo, jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, informó que otras 71 cooperativas no agropecuarias surgirán partiendo tanto de la actividad estatal como la no estatal.

En ellas se incluyen 22 cooperativas de comercio, gastronomía y servicios, 16 de pequeñas industrias, 12 de la construcción, dos de producción de alimentos, dos de transporte y 17 de ornitología.