Ecos de Zarzuela y comedia musical resonarán en la Basílica

Salir del repertorio clásico y explorar temas y compositores que puedan a atraer un mayor público para el bel canto, es el objetivo del recital que ofrecerán el tenor Rodolfo Acosta, la mezzosoprano María Luisa Tamez y el pianista Carlos Alberto Pecero, el próximo jueves en la Basílica de Guadalupe.

El Templo Expiatorio del recinto mariano será la sede de este encuentro musical que en su primera parte deleitará a los asistentes con temas populares en la zarzuela, como "Los claveles", "El último romántico", "La canción del olvido", "La tempranica", "La tabernera del puerto" y "Luisa Fernanda".

Luego del intermedio, los cantantes darán un giro de 360 grados al interpretar canciones como "The Way You Look Tonight", "The Man I Love", "If, Cry Me a River", "Wonderful World", "Summertime", "Only Make Believe" y "Tonight", extraídas del repertorio de la comedia musical.

En declaraciones al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), Acosta explicó que eligieron esa combinación para atraer público y deleitarlo con un repertorio poco convencional para bel cantantes, ya que habitualmente hacen arias, liedes, canción italiana o francesa.

Consideró que hay compositores que también deberían incluirse, como Agustín Lara, José Alfredo Jiménez e incluso Juan Gabriel, quienes tienen temas que podrían ser adoptados al género.

Acosta recordó que en Coahuila presentó un programa al lado de Carlos Monsiváis (1935-2010), llamado "Lara y sus mujeres". "Él hablaba de las mujeres y yo cantaba. Él sabía muchas anécdotas. Allí empezó mi gusto por Lara y me di cuenta de que había música suya para tenor, nada más había que subir las piezas de tono.

"Plácido Domingo graba boleros; Francisco Araiza, boleros y rancheras, y Fernando de la Mora, no se diga. Ramón Vargas y Rolando Villazón también lo hacen. Esa música es como nuestro salvoconducto para unir a la gente, aseguró.

Mientras que sobre la comedia musical, la influencia de Estados Unidos los obliga a mirar a ella, porque también es una "forma de decirle a la gente que estamos al pendiente de ella, para que venga y la comparta con nosotros, y ojalá que demos mejores espectáculos cada vez".

Un plus del recital, que será a las 18:00 horas, es que el lugar tiene una acústica excepcional y además, "me dan la bendición".