Ecuador y Colombia logran captura de presunto criminal colombiano

Una operación policial conjunta entre Ecuador y Colombia culminó con el arresto de un presunto criminal colombiano, señalado entre los más buscados de autoridades de Bogotá, confirmó hoy el viceministro ecuatoriano del Interior, Diego Fuentes.

El sospechoso, identificado como Diego M. y conocido con el alias de "Paisa", estaría vinculado con el tráfico de drogas y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), entre otros delitos, dijo la agencia noticiosa Andes.

"Paisa" fue detenido en Ecuador con base en tareas de inteligencia y cooperación entre las policías de los dos países, dijo el viceministro Fuentes.

Con "Paisa" también fue detenida su pareja, sólo identificada como Claudia M.

La captura siguió a una "intensa persecución" en la provincia amazónica de Sucumbíos como parte de operaciones de inteligencia en la frontera colombo-ecuatoriana.

Este lunes, la pareja fue entregada a las autoridades de Colombia y enviada a ese país en una avioneta de la Policía ecuatoriana.

"Esta persona, de acuerdo con la Policía de Colombia, presumiblemente sería el jefe financiero del Frente 48 de las FARC y también sería el responsable de al menos 125 homicidios", dijo Fuentes en una rueda de prensa.

Añadió que "Paisa" sería el jefe de una organización denominada Los Constru, dedicaba al sicariato, a la extorsión, al secuestro, al lavado de activos y al crimen organizado.

El general Milton Zárate, director nacional de la Policía Judicial, dijo en la rueda de prensa que el operativo para la captura del sospechoso se desarrolló "sosteniendo y manteniendo la comunicación permanente con nuestros pares de la Policía Nacional de Colombia".

"Paisa", que consta en la lista de los más buscados en el departamento colombiano de Putumayo, en la frontera con Ecuador, era buscado por actividades vinculadas al acopio y comercialización de estupefacientes, ataques terroristas y asesinatos por ajuste de cuentas.

También se le vincula con los delitos de extorsiones, desapariciones forzadas y homicidios selectivos, según el Ministerio del Interior ecuatoriano.