Urgen prevenir surgimiento de delincuencia en unidades habitacionales

Representantes de organizaciones sociales coincidieron en la necesidad de implementar políticas públicas de prevención social en grandes unidades habitacionales, ante el riesgo de que se conviertan en foco de proliferación de futuros criminales.

Clara Jusidman, titular de Incide Social y Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano, coincidieron en entrevistas por separado que hace falta una política social específica para prevenir que los actuales niños de grandes unidades habitacionales, devengan delincuentes.

Entrevistada en la Secretaría de Gobernación (Segob), a donde acudió a una mesa de diálogo sobre las políticas de prevención del delito implementadas por la dependencia, Clara Jusidman explicó que las nuevas unidades habitacionales que proliferan por el país son un riesgo para la seguridad futura.

Sus condiciones de lejanía respecto a cuerpos policiacos, escasa opción para la convivencia social y aislamiento que permite dejar a los hijos solos, son perfectas para que los actuales niños y jóvenes se conviertan en delincuentes.

Además, la insuficiencia de los salarios, especialmente del salario mínimo, obliga a que ambos padres trabajen, lo que contribuye aún más a dejar a los hijos sin vigilancia, lo cual propicia que niños y jóvenes "estén muy solos".

De ahí la importancia de que las políticas públicas de prevención incluyan también a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), para que ésta ayude a establecer nuevos modelos de crecimiento urbano.

En el mismo tenor y entrevistado luego de participar en la misma reunión, Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano, coincidió en que se necesita atender el tema de las grandes unidades habitacionales.

Las condiciones en esos nuevos complejos urbanos, que permiten a los padres dejar solos a los hijos por largas horas, constituyen un riesgo para que en el futuro éstos se conviertan en parte de la delincuencia.

Advirtió que la falta de supervisión de los adultos y la aparente seguridad en la que los hijos se encuentran en esos lugares, de difícil acceso y desvinculados a los conjuntos urbanos, implican un grave riesgo para el futuro.

En ese sentido, insistió en que las políticas de prevención deben tomar en cuenta ese tipo de escenarios, además de encontrar métodos más eficaces para medir el impacto de la prevención en la reducción de los índices delictivos.

Por la tarde, luego de que concluyó la reunión, la Segob explicó en un comunicado que ese encuentro con organizaciones civiles fue convocado por la encargada de la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana, Eunice Rendón Cárdenas.

El objetivo del encuentro consistió en escuchar propuestas para fortalecer el Programa Nacional para la Prevención social de la Violencia y la Delincuencia, así como escuchar observaciones de las organizaciones sociales para mejorarlo.

Las autoridades y las organizaciones sociales "acordaron llevar a cabo reuniones periódicas para conocer y evaluar los avances en materia de prevención de la violencia y la delincuencia", puntualizó la dependencia federal.