Casa Blanca califica reapertura de embajadas como signo de nueva etapa

La Casa Blanca celebró hoy la reapertura formal de la embajada de Cuba en esta capital, la que calificó como el signo de una nueva etapa tras el restablecimiento de vínculos diplomáticos y el fin de 54 años de confrontación política.

"Esta es otra demostración de que no tenemos que ser prisioneros del pasado", expresó el vocero presidencial Josh Earnest, al adelantar que pese a la oposición republicana en el Congreso, el presidente Barack Obama nominará un diplomático para presidir la embajada en La Habana.

"Creemos que los intereses de Estados Unidos en Cuba será atendidos mejor por alguien que sirva como embajador. Yo espero que lo va a hacer", indicó Earnest e insistió que por ahora no existen plazos tentativos para un eventual anuncio.

El vocero presidencial dijo que el gobierno da la bienvenida a la histórica reapertura de la embajada de Cuba en esta capital, así como de la representación diplomática estadunidense en La Habana, la cual sucedió sin la fanfarria de la primera.

La reapertura de las embajadas se produjo ocho meses después de que Obama y el presidente cubano Raúl Castro anunciaron su decisión de restablecer relaciones diplomáticas tras las negociaciones secretas que sus gobiernos condujeron por 18 meses.

Earnest dijo que con las dos embajadas funcionando, su gobierno espera poder trabajar con Cuba en un espíritu de colaboración con el gobierno y el pueblo cubanos "después de medio siglo de discordia".

"A partir de este día, los diplomáticos estadunidenses en La Habana tendrán la habilidad de involucrarse de manera más amplia a través de la isla con el gobierno cubano, la sociedad civil y aún los cubanos ordinarios", detalló el portavoz a periodistas.

Explicó que la agenda oficial bilateral con Cuba incluye contraterrorismo y respuesta a desastres naturales y dijo que esperan que a través de la interacción con el pueblo cubano permitan avanzar en otros puntos, como la libertad de expresión.