Fue Isaac Stern uno de los grandes violinistas del siglo XX

Considerado uno de los violinistas más destacados del siglo pasado, Isaac Stern, de origen ucraniano pero naturalizado estadounidense, fue músico profesional por más de medio siglo, a lo largo del cual piso los más emblemáticos escenarios del mundo.

A 95 años de su nacimiento, que se cumplen mañana, se le recuerda no sólo por su excepcional virtuosismo, sino por su compromiso con causas humanitarias globales. También por ser el descubridor del ahora famoso violinista Yo Yo Ma.

Stern nació en Kremenetz, Ucrania, el 21 de julio de 1920, pero antes del año emigró con su familia a Estados Unidos, huyendo de la guerra. Allí se formó en instituciones como el Conservatorio de Música de San Francisco.

Cuentan que su primera presentación en público fue a los 11 años, en esta ciudad, acompañado por la Orquesta Sinfónica local, bajo la dirección de Pierre Monteux, pero sería su concierto en el Carnegie Hall, de Nueva York, en 1943, el que lo consagraría como uno de los más grandes músicos de su tiempo.

De acuerdo con un perfil biográfico publicado por "biografiasyvidas", debutó en Europa en 1948 y a partir de entonces comenzó a hacer giras, presentándose en los principales festivales del mundo, como solista pero también en colaboraciones como la que hizo al lado del pianista Yefin Bronfman y grabaciones al lado de Emanuel Ax, Jaime Laredo y Yo-Yo-Ma.

Cuentan que además del perfeccionamiento del repertorio clásico, Stern siempre fue un magnífico intérprete de música contemporánea; con relativa frecuencia estrenó y grabó obras nuevas para violín de los mejores compositores del siglo XX, como Schumann, Penderecki, Rochberg, Maxwell Davies, Bernstein y Dutilleux.

Pero Stern no sólo se dedicó a la música, pues probó fortuna tanto en el cine como en la televisión. "La película De Mao a Mozart: Isaac Stern en China" ganó en 1981 el Premio de la Academia al mejor largometraje documental y obtuvo una mención especial en el Festival de Cine de Cannes.

Hizo historia en 1967 cuando después de la Guerra de los Seis Días interpretó el Concierto para violín de Mendelssohn en la cima del Monte Scopus con la Filarmónica de Israel, bajo la dirección de Leonard Bernstein, un concierto que después fue documentado y sobre el que se basó la película "Un viaje a Jerusalén".

Lo mismo ocurrió durante la guerra del Yom Kippur (1973), relata la página "Filomusica.com", que añade la anécdota muy difundida de que durante la Guerra del Golfo, en 1991, siguió tocando en la sala pese a la amenaza de un ataque iraquí con misiles Scud.

Datos curiosos de su hoja de vida ponderan que fue el primer artista estadounidense que actuó en la URSS tras la Guerra Fría, en 1956, como embajador de buena voluntad.

Por el contrario, siempre se negó a tocar el Alemania como muestra de repulsa por el asesinato la práctica totalidad de la rama rusa de su familia durante la Segunda Guerra Mundial, y sólo en 1999 aceptaría dar clases magistrales en Colonia para los estudiantes, aunque no interpretar en público.

Sobre su legado discográfico, la página especializada destaca que fue grabado en exclusiva para CBS, luego Sony Classical, para el que comenzaría a grabar en 1945. Como premio a su fidelidad, la compañía le proclamó su "artista laureado" y en 1995, coincidiendo con su 75 aniversario, le dedicó una edición bastante completa de sus grabaciones.

Isaac Stern fue un convencido de que ninguna sociedad podía llamarse civilizada sin cuidar de las artes, no como un adorno ocasional, sino como una necesidad básica, de ahí que siempre estuvo impulsando la cultura de los pueblos.

Especialmente de Israel, donde en 1973 había fundado el Centro de Música de Jerusalén, que ofreció muchas clases magistrales con prestigiados músicos

También se desempeñó como presidente de la Fundación Cultural Americano-Israel.

El violinista murió el 22 de septiembre de 2001 dejando como legado no sólo su música sino su ejemplo de vida, como activista y promotor cultural; como un artista que aún en la época global supo mantener su espíritu humanista.