Programa "Mérida en Domingo", opción turística en capital yucateca

El programa "Mérida en Domingo", que se desarrolla cada semana en el corazón de esta ciudad, es una de las actividades dominicales de esparcimiento y promoción turística con mayor éxito en el sureste, con cerca de 30 años de actividades ininterrumpidas.

El esquema arrancó en la segunda mitad de la década de los 80 y en un principio se desarrollaba a un costado del Palacio Municipal con unos cuantos oferentes de artesanías y comida típica.

Poco a poco más personas se fueron incorporando y el programa se extendió a otros sitios del centro histórico hasta abarcar puntos estratégicos como la propia plaza grande y los parques Hidalgo, de la Madre y de Santa Lucía.

Actualmente, el padrón suma más de 390 personas que ofertan a los visitantes una gran variedad de artículos elaborados en la región, así como especialidades gastronómicas representativas de la cocina típica yucateca.

La oferta se acompaña con un cartel de espectáculos y actividades culturales que complementan el alma del tradicional programa dominical.

En entrevista con Notimex, el jefe de Infraestructura Turística del ayuntamiento de Mérida (área responsable del programa), Raúl González Várguez, opinó que "Mérida en Domingo es quizá uno de los programas dominicales más antiguos y completos del país".

"Ha logrado conjuntar en un solo espacio cultura, gastronomía y una gran oferta de artesanías para todo aquel visitante que desee disfrutar de lo que ofrece la capital yucateca en ese sentido", expuso.

En el caso de la oferta artesanal del programa, hay desde talabartería hasta piezas de madera talladas, pasando por ropa típica, zapatos, tallados en piedra y óleos con imágenes representativas de la cultura maya.

Refirió que algunas otras ciudades, como Villahermosa, Tabasco, tuvieron un programa similar en la región sureste; sin embargo, "Mérida en Domingo" se acerca ya a los tres decenios de existencia, lo que lo haría único en su tipo.

González Várguez dijo que "no hay un método que pueda ofrecer un modo confiable de medir la afluencia que el programa tiene cada domingo; sin embargo, en los espectáculos artísticos que se ofrecen, se han logrado juntar más de cinco mil personas en un día".

"Ese es el único espacio donde es posible hacer cierto tipo de medición, pues quien nos visita por lo general va de un lado a otro, recorre los puestos o se va a comer algo y así es complicado poder medir con exactitud la afluencia semanal", indicó.

Empero, insistió en que "Mérida en Domingo" se ha convertido también en ese atractivo que el visitante nacional o extranjero debe conocer antes de regresarse a su tierra.

"Es el único espacio donde se puede disfrutar de decenas de actividades culturales y artísticas para gente de todas las edades, hay cómicos regionales, trovadores, jaraneros y también artistas locales que inician su carrera y buscan foros de expresión", afirmó.

Se puede decir que el programa ha logrado conjuntar lo necesario para ofrecer un escaparate amplio de la vida cultural de la ciudad, por lo que es muy probable que siga acumulando muchos años de vida, anotó.

Sin embargo, para algunos oferentes ya es necesario inyectar recursos económicos para revitalizar la imagen del programa y rediseñar la oferta que cada domingo se ofrece a propios y extraños.

La artesana Luz del Carmen Urbina León, quien ha estado en el programa desde sus inicios, comentó que varias administraciones han planteado y ofrecido darle una nueva imagen al programa, la cual desde su punto de vista ya es más que necesaria.

"Algunos toldos ya lucen vetustos y algunos puestos empiezan a representar un peligro tanto para los oferentes como para los visitantes, pues se observa ya un deterioro importante en sus estructuras, lo cual puede provocar que se vengan abajo", precisó.

Por esa razón, han planteado en diversas ocasiones la necesidad de invertir en un rediseño y relanzamiento del programa tanto a nivel local, como nacional e incluso extranjero.

"Ese es el deseo de muchos de quienes desde el principio hemos estado en el programa, nosotros hemos cumplido con lo que nos piden, vendemos vestidos con hipiles y guayaberas y nos ocupamos de darle el mejor servicio posible a los visitantes", señaló.

"Es evidente que el programa ya necesita inversiones para estar a la altura de las exigencias (de los ciudadanos y visitantes) y ofrecer un proyecto de primer nivel", planteó.