Destaca México papel de observadores en Alianza del Pacífico

El canciller de México, José Antonio Meade, destacó hoy la importancia de que Estados Unidos, China, Corea del Sur y Turquía, hayan planteado ser observadores de la Alianza del Pacífico.

En declaraciones a periodistas, el ministro de Relaciones Exteriores mexicano confirmó la solicitud de esos cuatro países para sumarse como miembros observadores a la Alianza del Pacífico, integrada por México, Colombia, Chile y Perú.

Explicó que la Alianza permite espacios naturales para el "diálogo entre miembros, (y) nos permite un segundo espacio de diálogo con quienes son Estados observadores".

Este grupo de observadores es "muy plural, con características muy distintas y que abre una oportunidad interesante, positiva, constructiva y el diálogo con un bloque de países que han expresado su voluntad de así tenerlo".

Los países observadores de la Alianza son Uruguay, Paraguay, Ecuador, Costa Rica, Panamá, Guatemala y Canadá, y en Asia también hay un gran interés por este mecanismo de integración regional.

Los ministros de Comercio Exterior, Economía y los cancilleres de los cuatro países de la Alianza finalizaron este domingo un encuentro de dos días en la ciudad colombiana de Villa de Leyva, en el que avanzaron en tema de integración comercial, migración y cooperación.

Meade, que consideró "muy positiva" la reunión, dijo que la Alianza "ha sido un espacio de integración muy importante, se ha logrado trabajar de manera intensa en los temas comerciales, en los temas de movilidad de personas y ha sido un espacio importante para el diálogo".

En su opinión, la Alianza "es un esfuerzo de integración que ha dado buenos frutos en un plazo muy breve, nos ha dado sobre todo la vertiente comercial de la que ya se dio cuenta".

Pero además, resaltó, es un "espacio de reflexión para ver cómo continúa el diálogo hacia delante entre nosotros, cómo continúa el diálogo hacia adelante con el resto de la región, con los países observadores y con otros bloques".

"El mandato que tiene la Alianza, entre otros, es una buena plataforma para voltear a ver hacia Asia", sostuvo.

Reiteró que un Tratado de Libre Comercio (TLC) no es "un juego que sume cero, es un juego que abre oportunidades para quien en él participa".

En esto puede dar fe México, pues, dijo, "así como ha participado en negocios comerciales con países más pequeños que él, también lo ha hecho con países que son más grandes, y en ambos nos ha acreditado beneficios, prosperidad, inversión y empleos".

"En el caso concreto del tratado con los Estados Unidos, éste permite ya un intercambio de más de un millón de dólares por minuto, implica un flujo de cruces cotidianos en nuestra frontera con Estados Unidos de más de un millón de gentes", lo que se ha traducido en prosperidad compartida para la región, dijo.