Emite CNDH recomendación al comisionado Nacional de Seguridad

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dirigió la recomendación 09/2013 al Comisionado Nacional de Seguridad, por la retención ilegal y tortura de un elemento de la Policía Municipal de Zitácuaro, Michoacán.

En un comunicado, el organismo señaló a miembros de la Policía Federal, pertenecientes en ese entonces a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal, como los autores de esos actos violatorios a los derechos humanos.

Explicó que la víctima, de 26 años, al tener conocimiento de que elementos de esa dependencia lo buscaban, se presentó ante el director de la Secretaría de Seguridad Pública municipal, quien lo entregó en las instalaciones de la autoridad federal.

"Fue detenido y trasladado a un inmueble donde varios elementos federales lo interrogaron, fue despojado de su ropa, le ataron pies y manos, y le vendaron los ojos, lo golpearon y presionaron para que confesara ser miembro de la delincuencia organizada", aseguró.

Posteriormente fue trasladado en una camioneta y helicóptero a otras instalaciones de la dependencia federal, donde continuaron con el interrogatorio, y debido a que él reiteraba su negativa de formar parte de un grupo delictivo en el baño fue nuevamente golpeado.

La CNDH señaló que la víctima fue amenazada de que habría represalias contra su esposa y sus hijos.

Un día después a esos hechos, el policía fue trasladado a las oficinas de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), perteneciente a la Procuraduría General de la República (PGR), en el Distrito Federal, y fue insultado y golpeado durante el trayecto.

Por esas acciones, resultó con afectaciones en el oído izquierdo y 16 horas después de su detención fue puesto a disposición del agente del Ministerio Público federal, adscrito a la Unidad Especializada en Investigación de Delitos contra la Salud.

Luego que la esposa de la víctima presentara una queja ante este organismo nacional, la investigación evidenció que a los miembros de la Policía Federal se les atribuyen violaciones a los derechos humanos, a la legalidad, a la libertad, a la seguridad jurídica, a un trato digno a la integridad y seguridad personal del policía michoacano.

Por todo lo anterior, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos recomendó a la Comisión Nacional de Seguridad tomar las medidas necesarias para la reparación del daño y brindar a la víctima atención médica y psicológica.

Además de impartir a todos los integrantes de la Policía Federal un Programa Integral de Educación, Formación y Capacitación en materia de derechos humanos, proporcionales equipo de grabación de audio y video que acredite que las acciones dentro de los operativos estén apegadas a derecho.

También que colabore con la CNDH en el trámite de queja y denuncia que se presente ante el Órgano de Control respectivo y la Procuraduría General de la República (PGR).