Necesario elevar contenido nacional en productos industriales

La industria nacional pidió concentrar esfuerzos y recursos presupuestales, financieros, de promoción económica, fiscal y asistencia técnica, para elevar el contenido nacional en sus productos, principalmente en el sector energético.

La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), presidida por Manuel Herrera, detalló que además aumentar la competitividad industrial de México, elevar el contenido nacional e impulsar la rearticulación de las cadenas productivas, representa el verdadero desafío para las reformas y los cambios legales emprendidos.

Mencionó que si la reforma energética impulsara el crecimiento de la economía mexicana en los años por venir se debe procurar que la mayor parte de ese beneficio favorezca el desarrollo de las empresas nacionales.

"Por eso en la Concamin nos pronunciamos en favor de un programa de desarrollo industrial que privilegie la generación de valor agregado y contenido nacional, que fortalezca nuestra capacidad productiva y permita el aprovechamiento integral del progreso asociado a la modernización del sector energético".

Para el organismo, aumentar el contenido nacional asociado al sector energético generará impactos favorables sobre la economía y el empleo, si se enfoca en sectores estratégicos como la industria metálica básica y fabricación de productos metálicos.

Calculó que el incremento de un peso en la demanda de manufacturas producidas en ambos sectores elevaría la producción bruta de toda la economía en 2.3 y 2.4 pesos de manera respectiva.

Puntualizó que si se eleva la participación de ambos sectores en uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), a partir de contenido nacional, México crecería entre 1.3 y 1.4 por ciento en forma adicional.

Esto implica, dijo, que cada aumento de mil millones de dólares en la producción con contenido nacional de los sectores mencionados, generará, por lo menos, 45 mil empleos adicionales en la economía.

"Estos cálculos confirman el carácter estratégico del sector energético y la importancia de impulsar la rearticulación de nuestras cadenas productivas. En este ejemplo, aprovechando e impulsando el desarrollo de dos industrias clave para el desarrollo de nuestro país".

Asimismo, para capitalizar los avances de la reforma energética propuso que se realice de forma gradual la verificación que realice la Secretaría de Economía del contenido nacional en asignaciones, contratos de exploración, extracción de hidrocarburos y actividades de esta industria, así como en la eléctrica.

Lo anterior, para alcanzar de manera gradual la meta de 35 por ciento de contenido nacional en 2025, excluyendo aguas profundas.

Así como también otorgar preferencia a proveedores nacionales cuando ofrezcan condiciones similares en precio, calidad y plazos de entrega.

En tanto que el Fideicomiso Público para Promover el Desarrollo de Proveedores y Contratistas Nacionales de la Industria Energética inicie operaciones con un plan de trabajo preciso, objetivos claros y sectores perfectamente definidos.

También propuso definir programas de capacitación, certificación de empresas y modernización tecnológica que permitan a los potenciales proveedores del sector energético disponer de los atributos necesarios para insertarse en las cadenas de valor de las actividades eléctricas y de hidrocarburos.

Señaló que fortalecer la industria es sinónimo de empleos en el sector formal de la economía y de mejores condiciones para el ensanchamiento del mercado interno.

Es preciso articular y aplicar a la brevedad posible, una estrategia integral en favor de la modernización, competitividad y desarrollo de la actividad industrial.

Por otro lado, comentó que la estrategia también se debe a que los productos industriales de China han desplazado a las manufacturas mexicanas en los mercados de Estados Unidos y Canadá.

Las exportaciones chinas a Estados Unidos pasaron de 11 mil 600 millones de dólares, en 1989, a 466 mil 600 millones en 2014, con lo que la competencia con China por el mercado estadunidense desafía a 70 por ciento de los productos que México exporta hacia ese país.

En cuanto a las manufacturas de fundición, hierro y acero, la lucha por el mercado de Estados Unidos continúa siendo un desafío para México, advierte.