Pedro Olea llega a los 77 años inmerso en un proyecto de cortometrajes

El español Pedro Olea, uno de los realizadores clave en el cine vasco de la década de los años 70, llegará a los 77 años inmerso en un proyecto de cortometrajes para promocionar la ciudad de Bilbao como espacio de filmación.

Dicho proyecto se titulará "Bilbao-Bizkaia. Exterior. Día" y contará con la participación de siete directores de cine, entre los que figuran Pedro Olea, Imanol Uribe, Mikel Rueda, Enrique Urbizu y Jabier Rebollo, todos bilbaínos, de nacimiento o adopción.

Los cortometrajes se integrarán en un largometraje que se estrenará el 19 de noviembre en el 57 Festival Internacional de Cine Documental y Cortometraje de Bilbao, Zinebi.

Pedro Olea Retolaza nació el 30 de junio de 1938 en Bilbao. Estudió ciencias económicas en esa ciudad, pero abandonó la carrera para asistir en Madrid a la Escuela Oficial de Cinematografía.

Sus primeros trabajos los creó en ocho y seis milímetros, y fue crítico de revistas cinematográficas, así como publicista en televisión, reseñan sus biógrafos.

La primera película del director se estrenó en 1967 con poco éxito y se titula "Días de viejo color". La historia trata de tres amigos madrileños que se van de mini viaje de Semana Santa a Torremolinos, a tomar un poco de sol y encontrar una aventura.

En 1971 llevó a las pantallas de cine "El bosque del lobo", película basada en la novela "El bosque de Ancines", de Carlos Martínez-Barbeitto, que a su vez se basó en hechos reales sobre el caso de Manuel Blanco Romasanta y el mito de que era un hombre lobo.

Su talento comenzó a expandirse hasta 1973 cuando creó "No es bueno que el hombre esté solo". Desde entonces puso de manifiesto su interés por abordar temas como la opresión del individuo bajo la fuerza social.

Le siguieron las cintas "Tormento" en 1974, "Pim, pam, pum... ¡fuego! En 1975, "La Corea", en 1976, y "Un hombre llamado Flor de Otoño" en 1978, esta última destacó por ser una de las primeras en España en las que el papel protagonista es un homosexual.

Luego de casi cinco años sin dirigir un proyecto cinematográfico, estrenó en 1984 "Akelarre". Un año después participó en la serie de televisión "La huella del crimen 1", dirigiendo el episodio "Las envenenadas de Valencia".

Otras películas que dirigió en este periodo fueron "Bandera negra", 1986; "La leyenda del cura de Bargota", 1990; "El día que nací yo", 1991 y "El maestro del esgrima", 1992.

En 1991, inauguró la 40 edición del Festival de Cine de San Sebastián con su cinta "El maestro de esgrima", la cual describió como un "Instinto básico" pero del siglo XIX, y que está pensada antes que la norteamericana. Está basada en la novela del mismo título de Arturo Pérez Reverte.

Basada en la novela "Morirás en Chafarinas", escrita por Fernando Lalana, estrenó la película homónima en 1995. El mismo autor de la obra literaria realizó el guión de la película junto a Olea.

En 1997 su película "Más allá del jardín" le mereció dos premios Goyas en las categorías de Mejor actriz de reparto y Mejor actriz revelación. La película está basada en una novela de Antonio Gala.

En 2001, el realizador recibió el Txikito de oro, premio que reconoce el afán de algunos bilbaínos en conservar la tradición del chiquiteo. El director dijo que el galardón le hacía más ilusión que un Goya.

Tras un lapso de descanso, Olea reapareció nuevamente con la cinta "Tiempo de tormenta", que se estrenó en 2005, la trama aborda la historia de dos matrimonios en crisis cuyos destinos se cruzan cuando dos de los protagonistas son ingresados de urgencias en un hospital.

En 2013 inauguró el Festival de Cine Internacional de Ourense con su película "La Conspiración", rodada íntegramente en esa ciudad española.

Posteriormente, creó "¡Hay motivo!", una serie de 32 cortometrajes que se proyectaron en 2014, los filmes critican aspectos del contexto social en España, a fin de incitar un cambio entre población ante las elecciones.