Guerrilla colombiana llama a poner fin a confrontación

La guerrilla de las FARC llamó hoy aquí al gobierno de Colombia a poner fin a la confrontación, al considerar que es un asunto de voluntad política que se puede concretar de inmediato en la mesa de diálogo.

En un comunicado, las FARC señalaron que la actual situación que se vive en Colombia obliga a buscar soluciones urgentes a una confrontación, cuyo escalamiento es "responsabilidad principal del Estado".

Carlos Antonio Lozada, miembro de la delegación rebelde en las pláticas de paz, dijo que al ordenar operaciones ofensivas contra la guerrilla, que mantuvo una tregua unilateral más de cinco meses, el Estado provocó la reanudación y el aumento de hostilidades.

"No nos enorgullecemos de los resultados de las acciones contra la infraestructura estatal, y mucho menos de la muerte de un soldado del gobierno", apuntó Lozada citado por la agencia de noticias Prensa Latina.

"Hemos puesto nuestro empeño en el cese del fuego, pero no encontramos ecos en el gobierno, quien nos responsabiliza ahora a través de otra campaña de la degradación medioambiental en Colombia, algo que carece de razón y franqueza", puntualizó.

Citó un informe internacional divulgado en 2014, que señala que 125 municipios del sur bajo el control de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) están protegidos de la degradación ambiental.

De acuerdo con Lozada, investigaciones científicas acreditan que la calidad ambiental en Colombia empeoró a un ritmo constante y sin precedentes en los últimos años por la deforestación, contaminación hídrica, y las alteraciones de ecosistemas de páramos y humedales.

La respuesta de la guerrilla se da luego que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos criticara a las FARC por alabar la reciente encíclica ambiental del Papa Francisco y actuar de forma contraria.

"Las FARC tienen que aplicar un mínimo de coherencia (...) hablan de "medio ambiente pero destruyen el medio ambiente" con atentados contra la infraestructura energética y petrolera, indicó el jefe negociador del gobierno en la mesa de diálogo en La Habana, Humberto De La Calle.