Alejandro Fernández ofrece romantica velada en Auditorio Nacional

Alejandro Fernández comparte sus "Confidencias" en una velada plagada de romanticismo, en la que también rindió homenaje a la música tradicional mexicana.

Cerca de 10 mil almas se dieron cita para disfrutar en el Auditorio Nacional de la música de Alejandro Fernández, quien con los temas "Cóncavo y convexo" y "Se me va la voz" marcaba el inicio de su presentación, que forma parte de su gira "Confidencias".

"Muchas gracias. Buenas noches, es un placer estar aquí, con mi familia, amigos y ustedes. Estamos de regreso con nuestras confidencias que ahora serán más reales", dijo el "Potrillo", quien con una sonrisa agradeció las muestras de cariño que se hicieron presentes desde su llegada al escenario.

"Que se pasen una noche increíble y que se olviden de todos sus problemas", pidió el artista para brindar una velada romántica marcada por temas enclavados en el género del pop, por lo que lució un atuendo casual y se hizo acompañar en esta primera parte por una banda de 9 elementos y tres corista.

"Cuando digo tu nombre", "Estuve" y "Que voy hacer" también formaron parte del repertorio de esta velada donde el menor de los Fernández enfatizó que hombres como él no pueden vivir sin las mujeres, para seguir con las piezas "Desahogo", "Hoy tengo ganas de ti" y "Te amaré".

Vestido muy elegante, Alejandro Fernández se dedicó a complacer a su público, quienes formaron inmensos coros a lo largo de sus interpretaciones, donde además también dio pausa para que sus músicos pusieran su toque a cada canción volviendo la velada más especial y única.

"Tu amor me hace tanto bien", "Te voy a perder" y "Canta Corazón", fueron parte del repertorio que el público hizo suyo de principio a fin, a través de coros, mientras que el cantante se acercaba a los costados del escenario para saludar a su audiencia que se arremolinaba.

"Ahora si nos vamos a poner como si estuviéramos en la sala de nuestra casa y cantera tres temas que se volvieron éxito gracias a los medios y aunque algunos digan que no, todos estamos enamorados y despechados", comentó el intérprete para llevar a su público por un segmento acústico que le valió las ovaciones.

Sin embargo uno de los momentos más esperados fueron sus interpretaciones con mariachi, que lograron poner de pie a la audiencia que no daba tregua al cantante y le exigían seguir con la noche que cada vez se tornaba más mexicana.

Orgulloso y portando el traje de charro, Alejandro Fernández hizo lo propio en el escenario, levantando ensordecedoras ovaciones, que agradeció en repetidas ocasiones.

"México siempre lo llevare tatuado en la piel, México hoy más que nunca necesita del empeño de todos, para dejarlo mejor a las nuevas generaciones", apuntó Fernández, quien dedicó el tema "Mátalas" a las mujeres que son fuente de inspiración.

"Que lastima", "Cascos ligeros", "Abrázame", "No", "Que digan misa", "Loco", "Nube viajera", "Tantita pena" se hicieron presentes en la presentación, donde dijo que su familia es su motor de vida "y gracias a aquellas personas, que han hecho posible esta noche".

Para cerrar con broche de oro, el cantante rindió un breve homenaje a su padre Vicente Fernández, a través de una serie de temas que hizo famosas el charro de Huentitán.