Investigadores alertan por pesticidas en cultivo de aguacate

El uso de pesticidas en la región de Uruapan y otros municipios para controlar plagas asociadas al cultivo de aguacate se ha convertido en un grave problema de salud, y debe ser atendido urgentemente para evitar el colapso de esta agroindustria, una de las más importantes a escala nacional.

Asimismo, evitar el daño irreversible en la salud de la población que directa o indirectamente está relacionada con esa actividad económica, dijo en entrevista la directora del Instituto de Investigaciones sobre los Recursos Naturales (Inirena) de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Alma Lilia Fuentes Farías.

La especialista alertó sobre esta situación que actualmente es un grave problema de salud, pues existe investigación científica que ha permitido identificar evidencias de daños en niños, jóvenes y adultos de la región que exhiben cansancio, desequilibrios hormonales e incluso cáncer.

Acotó que en las pruebas de cognición en la población infantil, también se reportan efectos negativos.

La investigadora nicolaita refirió que el cultivo del aguacate se asocia indiscutiblemente a una problemática ambiental, debido al cambio de uso de suelo, la pérdida de la cubierta forestal, los efectos negativos en la biodiversidad, la contaminación química del suelo, aire y agua.

Pero el daño más severo es la degradación sistemática e irreversible de la salud de las personas.

Sin embargo, reconoció que esta agroindustria es una importante fuente de divisas que sostiene la economía regional de Michoacán, e incluso genera un aporte significativo al Producto Interno Bruto del sector agropecuario nacional.

Michoacán, explicó, es el principal productor y exportador de aguacate en México, y Uruapan es el municipio con la mayor y más productiva superficie de cultivo de ese fruto, que se ha denominado "oro verde" por el volumen de ingresos que genera.

Consideró que la problemática ambiental puede y debe ser atendida con prontitud, lo que implica voluntad política del gobierno local y sus instituciones.

Así como acciones muy severas para hacer cumplir las regulaciones y la normatividad ambiental, aunque esto demande un cambio en las prácticas agrícolas -particularmente aquellas para el control de plagas y enfermedades- y limitar la expansión de la superficie cultivada.

"El sistema de producción del aguacate en Michoacán debe ser revisado urgentemente para mitigar los efectos y evitar que los daños al medio ambiente sean totales", abundó.

Añadió que por encima de cualquier otra cosa, debe detenerse la paulatina pero irreversible degradación de la salud de los habitantes de Uruapan y de otros municipios en regiones aguacateras de la entidad.