Aspirante a candidatura demócrata apoya reforma migratoria

Estados Unidos es una nación de inmigrantes que son de hecho su fuerza, afirmó el aspirante a la candidatura demócrata a la Casa Blanca, Bernie Sanders, quien manifestó aquí su apoyo a una reforma migratoria.

"Debemos apoyar que se permita a niños traídos por sus padres indocumentados y a sus padres quedarse" en Estados Unidos, expresó Sanders, senador independiente por Vermont.

"No podemos deportar a millones de hombres, mujeres y niños que han estado en el país por años. No podemos dividir, porque hacerlo va en contra de los valores de nuestra nación", puntualizó.

Sanders fue el último de los tres aspirantes a la nominación presidencial demócrata que acudieron a la 32 conferencia anual de la Asociacion Nacional de Funcionarios Electos y Designados (NALEO).

A diferencia de la concurrencia que atrajo la víspera la también aspirante a la nominación demócrata Hillary Clinton, el salón donde se presentó Sanders tuvo escasa asistencia, tanto del público como de la prensa.

Identificado como un legislador independiente con ideas socialistas, Sanders buscó atraer la atención de los funcionarios y legisladores hispanos que asistieron al foro.

Sanders, cuyo progenitor fue traído a Estados Unidos desde su natal Polonia, consideró urgente que se ponga fin a deportaciones de niños y padres indocumentados.

En ese sentido, el senador federal por Vermont expresó su respaldo a la orden ejecutiva del presidente Barack Obama para beneficiar a millones de inmigrantes, medida que ahora está detenida por una corte de Texas.

En un evento previo en el casino Threasure island, donde reunió a unas 700 personas, Sanders urgió a poner fin a un sistema en el que los más ricos son los que dirigen el destino de la economía y la política de esta nación.

Sanders, de 73 años, demandó cerrar la amplia brecha que existe entre los más ricos de Estados Unidos y los que luchan todos los días por pagar sus cuentas.

El senador independiente por Vermont es reconocido por sus expresiones liberales sobre temas sociales, empleo y política exterior.

Sin embargo, en una abierta contradicción, Sanders votó en contra de un proyecto de ley de inmigración en 2007, en un asunto que rara vez ha enfrentado con amplitud.