Cocineras rescatan el pollo como plato tradicional en Colombia

Diana García y Juanita Umaña, dos de las mejores cocineras de Colombia, se unieron para rescatar el pollo como uno de los platos preferidos por los comensales de la capital colombiana.

Las dos prestigiosas chefs montaron un restaurante en la zona G de la capital colombiana, que es donde se concentra lo más refinado de la cocina nacional e internacional con el sugestivo nombre: El clásico de las dos cocineras.

Es un espacio cálido, acogedor y sin más pretensiones que ofrecer a sus comensales un plato delicioso, en el que el pollo es el protagonista.

En el restaurante se sirven platillos como Pollo asado criollo, Mediterráneo, el De la Casa y el de la Receta de Haydé, sándwiches, ensaladas, carimañolas, empanadas y pastelería de tradición. Todos los platos tienen al pollo como el principal protagonista.

Juanita Umaña explicó a la prensa que en El clásico de las dos cocineras el público "encuentra principalmente comida muy buena a muy buenos precios".

Son platos diseñados cuidadosamente para que personas de diferentes edades, gustos y estilos encuentren una preparación especial como ensaladas para los que comen con bajas calorías, sándwiches para jóvenes y por supuesto, pollo para todos los gustos.

Después de haber cocinado y estudiado todo lo que han tenido a su alcance y asistir a las mejores escuelas de cocina del mundo, Juanita y Diana concluyeron que "había que volver a lo básico, que había que rescatar un ingrediente tan sano y noble como el pollo". Así nació la idea de El clásico de las dos cocineras.

"Cuando eramos pequeños las abuelas nos invitaban a almorzar el domingo y servían un pollo delicioso que hoy tenemos como el Pollo Haydé", contó Juanita.

"En el campo cuando se quería homenajear a alguien se preparaba también uno especial, en los eventos era el plato ideal. Pero otros platos e ingredientes lo fueron desplazando", agregó.

"Nosotras queremos rescatar estos sabores y recuerdos, porque es delicioso, a todo el mundo le gusta, es sano y se puede ofrecer a buen precio", apuntó.

Para estas dos chefs, en "los recuerdos de la infancia de un buen cocinero hay una gran cocina, una estufa, una olla a fuego lento y una madre".