Necesario adecuar oferta de vivienda para 70% de la población

Alrededor del 70 por ciento de la población requiere de programas y productos adecuados a sus necesidades de vivienda y a su poder adquisitivo, aseguró el manager partner de Softec, Eugene Towle.

En entrevista, con motivo del seminario Softec, dijo que la actual política de vivienda está enfocada a personas que son sujetas de crédito y que cotizan para el Infonavit y el Fovissste.

Este sector de la población, señaló, representa actualmente alrededor de 30 por ciento; en tanto que para el restante 70 por ciento no hay definida una oferta de vivienda, a pesar de la alta demanda.

"Se le da mucho enfoque a la vivienda para personas que son sujetas de crédito y que cotizan en el Infonavit y Fovissste, los cuales representan 30 por ciento de la población", pero se necesita diseñar programas y productos para el 70 por ciento restante.

Agregó que se requiere que el crecimiento de la oferta de vivienda se ajuste con la de fábricas y oficinas, a fin de contar con un crecimiento urbano balanceado.

"Necesitamos que los incentivos a la vivienda estén alineados con la producción de fábricas y con la producción de oficinas; es decir, con el desarrollo urbano en las ciudades", expuso el experto.

Y es que la política de vivienda se vio obligada a adaptarse a la movilidad de las nuevas generaciones, ya que mientras en el pasado las personas tenían solo dos trabajos durante su vida laboral, hoy pueden llegar a tener hasta 18.

Ello, abundó, implica un cambio permanente de lugar de residencia por parte de las familias, así como de hombres y mujeres independientes, que cada día están menos interesados en establecerse definitivamente en un lugar.

Por ende, tampoco les interesa comprar una casa y prefieren rentar, fenómeno que llega a tal grado que hoy, el número de viviendas registra los mismos niveles que el de oficinas o lugares para trabajar.

Al respecto, recordó que al cierre de 2014 la industria de la vivienda vendió menos del 50 por ciento en comparación con 2007, cuando las ventas fueron de 30 mil millones de dólares, por 650 mil casas nuevas.

En tanto que durante el año pasado las empresas constructoras y vivienderas obtuvieron 15 mil millones de dólares, por la venta de 370 mil casas nuevas.