Ante matanza piden retiro de bandera confederada de Carolina del Sur

La Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP, por sus siglas en inglés) demandó hoy el retiro de la bandera confederada de terrenos de la legislatura estatal de Carolina del Sur por considerarla un símbolo que fomenta el odio racial.

La mayor y más antigua agrupación del movimiento de los derechos civiles de la comunidad afroamericana de Estados Unidos se pronunció tras conocerse nuevas imágenes de Dylan Storm Roof.

Storm Roof fue acusado este viernes del asesinato de nueve personas en la Iglesia Metodista Episcopal Africana Emanuel (AME) en Charleston.

Cornel William Brooks, presidente nacional, calificó la masacre como "un acto de terrorismo racial", y dijo que contrario a la posición en algunos sectores de Carolina del Sur, el pasado reciente de esa bandera ha estado asociado al odio racial y la violencia.

Hablando en conferencia de prensa en Charleston junto a otros líderes estatales y regionales de la NAACP, Brooks dijo que estos antecedentes hacen difícil aceptar la premisa de que el lábaro es tan sólo un símbolo de una era pasada, de una herencia.

"Hemos visto ese símbolo enarbolado como un himno de odio, una herramienta de odio, como una inspiración de odio, como una inspiración de violencia. Ese símbolo tiene que ser bajado, ese símbolo tiene que ser removido de nuestro congreso estatal", demandó.

En las últimas horas se dio a conocer una nueva imagen de Roof, parado frente a un automóvil con una placa de la bandera confederada.

De acuerdo con autoridades federales, el joven de 21 años confesó el crimen cometido la noche del miércoles en esa iglesia, la más antigua de su denominación en el sur de Estados Unidos, indicando que con ello buscaba iniciar una "guerra racial".

La bandera, de fondo rojo, cruzada por dos gruesa líneas de color azul en forma de X adornadas con estrellas de color blanco, fue adoptada como la bandera de guerra por el ejército confederado durante la guerra civil estadunidense entre 1861 y 1865.

Debido a que los estados confederados o del sur favorecían seguir con la esclavitud abolida entonces por el presidente Abraham Lincoln, la bandera ha sido vista por algunos como un símbolo de la supremacía racial de los blancos y adoptada por grupos como el Ku Klux Klan.

Aunque no es la bandera oficial del estado, el lábaro ondea aún en terrenos de la legislatura estatal de Carolina del Sur, y este día era mantenida en todo lo alto, a pesar que las del estado y la de Estados Unidos fueron colocadas a media asta en señal de duelo por las víctimas de la masacre.

Pese a los nuevos llamados para su retiro, la gobernadora del estado Nikki Haley evitó el debate indicando que se trataba de "un tema sensitivo", mientras que el congresista republicano y exgobernador Mark Sanford hizo eco de está valoración y dijo el retiro del lábaro abriría una caja de Pandora.

El senador republicano y candidato presidencial, Lindsey Graham, dijo a la televisora CNN que si la gente de Carolina del Sur quiere re-evaluar el tema, "eso está bien conmigo, pero eso (la bandera) es parte de quienes somos".