Urgen en foro a intensificar educación financiera en el país

En el país la educación financiera es insuficiente y tiene uno de los niveles más bajos en comparación con otras naciones, aseguró el director de Análisis de Servicios y Productos Financieros de la Condusef, Jesús Chávez Ugalde.

Comentó que sólo 35 por ciento de los mexicanos ahorra para emergencias y 70 por ciento experimenta problemas financieros para cubrir sus necesidades básicas.

Al participar en el Foro "Educación Financiera", efectuado en el Palacio Legislativo de San Lázaro, agregó que hasta 80 por ciento de ciudadanos desconoce cuánto gastó la semana pasada y cuánto gasta diariamente.

Indicó que sólo 21 por ciento planea con precisión sus finanzas, por lo que "debemos reconocer que las deudas son culpa nuestra", al no llevar un manejo adecuado de los egresos.

Respecto de los productos o servicios financieros, destacó que casi 50 por ciento de los mexicanos no recurre a ellos, y sólo 10 por ciento de los que lo hacen declaró que acudiría a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) para resolver un problema con su tarjeta de crédito.

Esto, apuntó, "es parte del reto de la educación financiera en el país", pues la gente desconoce qué instancia de gobierno puede orientarlos en cuanto a sus derechos frente a las instituciones bancarias y de préstamo.

Comentó que 86 por ciento de los jóvenes carece de un ahorro para su retiro; además, 81 por ciento no posee algún tipo de seguro, situación grave, ya que un importante número de éstos se encuentra frente al volante, y un accidente, aunque sea mínimo, puede generar severos problemas económicos y familiares.

En su oportunidad, la subdirectora de Estudios del Presupuesto y Gasto del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, Azalea del Carmen Clemente Blanco, habló respecto de la reforma financiera aplicada a las finanzas personales.

Señaló que los objetivos de dichos cambios en ordenamientos financieros, a nivel personal, son fomentar el ahorro, el crédito y la inversión, y a través de esos tres ejes incrementar el nivel de bienestar de las familias mexicanas.

Clemente Blanco mencionó, entre otros beneficios para las personas, la prohibición de ventas atadas, las cuales condicionan la contratación de otro producto financiero al acceder a un primer servicio.

Resaltó la creación del Buró de Entidades Financieras, sitio donde los usuarios pueden conocer puntualmente los productos, comisiones, cláusulas, sanciones administrativas y datos relevantes de instituciones del ramo.

"La reforma sentó las bases para que el sector financiero contribuya al desarrollo económico y bienestar de las familias y fortalece la regulación para la protección de los usuarios de esos servicios", agregó.

En tanto, el director de Afiliaciones de la Organización Nacional de la Defensa del Deudor (DDD), Daniel González Badillo, consideró indispensable promover en el país una cultura financiera, pues sólo en la institución que representa se brinda apoyo a 20 mil deudores.

La situación de morosidad no es exclusiva de alguna entidad, sino un problema a nivel nacional, por ello "es fundamental crear una conciencia financiera preventiva y buscar la solución para quienes ya viven con deudas".

Ángel González Badillo, también de la DDD, explicó que ante la obtención de cualquier producto financiero se debe contar con un plan para evitar conflictos por falta de pago.

El principal problema, dijo, es el desconocimiento de los créditos que ofrecen las instituciones dedicadas a ello. "Conceptos básicos como fechas de pago, corte o costo anual total, son ignorados por los usuarios, que al final se traduce en un uso incorrecto del servicio".

Señaló que la tarjeta de crédito es el producto más usado en México y bajo ese contexto recomendó, para mantener solvencia en economía, nunca contar con más de dos plásticos, buscar el producto que se adapte mejor al propio estilo de vida y no aceptar líneas de crédito que sobrepasen por tres veces el salario mensual.

"Por falta de cultura financiera, los créditos se toman muy a la ligera; no se piensan estrategias para su uso y se cree falsamente que son una extensión de nuestros ingresos", advirtió.

"Tampoco se puede 'satanizar' a las instituciones financieras, pues el usuario acepta las condiciones de las líneas de crédito sin consultar detenidamente los términos y condiciones estipulados en los contratos", agregó.

Al clausurar el foro, el diputado perredista Ernesto Germán Sánchez Jiménez coincidió en que el tema de la educación financiera es de gran relevancia, al igual que contar con una sociedad informada que conozca tanto sus obligaciones como sus derechos.

Por ello, dijo, este foro es un primer paso para darle voz a las necesidades de la gente que se representa en el Congreso de la Unión.