Papa deplora que poderosos no solucionen crisis en Medio Oriente

El Papa Francisco deploró hoy que los "poderosos de este mundo" no sean capaces de encontrar soluciones a la crisis en Medio Oriente y a las persecuciones que sufren los cristianos en esa región.

Durante una audiencia con el patriarca siro-ortodoxo de Antioquía y de todo el Oriente, su santidad Mor Ignatius Aphrem II, el pontífice instó a reforzar "los vínculos de amistad" entre católicos y ortodoxos, en "este momento de dura prueba y de dolor".

Lamentó que los cristianos ortodoxos formen parte de una "Iglesia de mártires" no sólo por las persecuciones del pasado sino también por las actuales, ya que continúan soportando, con otras minorías, "terribles sufrimientos provocados por la guerra y a violencia".

"¡Cuánto dolor!, ¡Cuántas víctimas inocentes! Frente a todo esto, parece que los potentes de este mundo son incapaces de encontrar soluciones. Recemos juntos por las víctimas de esta violencia y de todas las situaciones de guerra presentes en el mundo", señaló.

Recordó también a algunos sacerdotes y a muchas personas, de diferentes grupos, privadas de la libertad en Medio Oriente y pidió a Dios la gracia para que los cristianos estén siempre listos al perdón y la capacidad de ser siempre operadores de paz y de justicia.

Tras una reunión privada y los discursos públicos, el patriarca y el Papa compartieron un momento de oración común en la capilla Redemptoris Mater del Palacio Apostólico.