Al Qaeda en el norte de África niega que su líder haya muerto en Libia

La rama de la red de Al Qaeda en el norte de África negó informes de que su líder Mokhtar Belmokhtar fuera asesinado en un ataque aéreo del ejército estadunidense la semana pasada en Libia.

En un comunicado publicado en línea, la organización Al Qaeda del Magreb Islámico señaló que "Khaled Abu al-Abbas (como se le conoce en los círculos yihadistas) sigue vivo y en buen estado", refiriéndose al líder Mokhtar Belmokhtar, nombre que utiliza la prensa occidental.

El grupo radical también conocido como Al Qaeda del Norte del África Islámica (AQMI) acusó a los medios de mentir sobre la muerte de Belmokhtar para justificar los ataques aéreos del ejército estadunidense contra las "inocentes" tribus en Libia.

De acuerdo con el sitio The Long War Journal, especializado en información sobre grupos extremistas islámicos, AQMI reconoció que varios de sus líderes murieron en el bombardeo, sin embargo, no hubo ninguna mención a Belmokhtar.

El Ministerio estadunidense de Defensa señaló que Belmokhtar fue el objetivo del pasado ataque en Libia, pero fue evasivo sobre si los aviones de combate F-15 "Strike Eagle", armados con bombas de 225 kilogramos, habían logrado matar al yihadista argelino.

Estados Unidos lanzó hace una semana el primer ataque aéreo en suelo libio desde los bombardeos perpetrados por la OTAN durante el movimiento popular, apoyado por Occidente, que derrocó al régimen de Muamar Gadafi en 2011.

El grupo yihadista Ansar al-Sharia Al-Qaeda también negó el lunes pasado que Belmokhtar hubiese muerto en los bombardeos contra posiciones rebeldes en Ajdabiya, a unos 160 kilómetros al oeste de la segunda ciudad de Libia, Bengasi.

El gobierno de Chad lo había declaró muerto en abril de 2013, tres meses después del ataque contra la planta de gas de In Amenas, en Argelia.

Belmokhtar, apodado indistintamente como "El Intocable", "Sr. Marlboro" o "el Tuerto", fue responsable, en 2013, de uno de los mayores secuestros de la historia tras retener a más de 40 personas durante varios días en una planta de gas de In Amenas.