Crisis migratoria en Centroamérica sigue sin resolverse: NYT

El número de inmigrantes centroamericanos detenidos en Estados Unidos ha disminuido, sin embargo las causas que obligan a miles de personas ha dejar esa región siguen sin resolverse, apuntó hoy el periódico The New York Times (NYT).

En un editorial publicado este martes, el diario indicó que el número de inmigrantes centroamericanos que arriban a Estados Unidos ha disminuido debido a que México juega un papel más activo en la detención de estas personas cuando cruzan por su territorio.

Los funcionarios de Estados Unidos detuvieron entre octubre de 2014 y abril de 2015 a más de 70 mil 400 inmigrantes que no eran de México en su frontera sur, una baja considerable respecto a los 162 mil 700 capturados durante el periodo previo de 12 meses.

Autoridades de México han detenido a 93 mil inmigrantes de América Central entre octubre y abril, un repunte notable respecto a los 49 mil 800 detenidos en el mismo periodo precedente.

"Con mucha menos gente alcanzando el suelo estadunidense este año, es tentador concluir que la crisis está menguando. Esto sería un error", afirmó el editorial, titulado "La crisis migrante no resuelta de Centroamérica".

El editorial precisó que la solución encontrada por el gobierno de Estados Unidos para enfrentar la crisis que en 2014 forzó a miles de niños de Centroamérica a emigrar sin la compañía de un adulto ha sido urgir al gobierno de México a que redoble la vigilancia en su frontera sur.

Sin embargo, el rotativo denunció que "los políticos estadunidenses han mostrado poco interés en dedicar recursos a abordar las razones subyacentes por las que los centroamericanos sigan dirigiéndose al Norte".

Entre esas razones, el editorial citó la violencia de pandillas, pobreza crónica, alto desempleo y débiles instituciones de gobierno.

Como ejemplo de este escaso interés, el diario recordó que pese a que el presidente estadunidense Barack Obama solicitó al Congreso mil millones de dólares para abordar las causas de la migración en los tres países menos desarrollados de Centroamérica, el Congreso solo aprobó 300 millones de dólares.

"Dejar que los problemas crezcan, inevitablemente significará que más gente en busca de seguridad y una mejor vida seguirá dirigiéndose al Norte en grandes cantidades, lo que continuará elevando los costos para mantenerlos fuera", asentó el diario.