Gian Marco ofrece un velada romántica en el Lunario

El cantautor peruano Gian Marco presentó su más reciente material discográfico "#Libre" en el Lunario del Auditorio Nacional, donde ofreció una velada romántica y bohemia con su "show" acústico.

En punto de las 19:00 horas se apagaron las luces del inmueble para que el compositor apareciera en el escenario muy casual, con unos jeans, playera negra y tenis, acompañado además de su fiel guitarra y dos músicos, un pianista y un bajista.

Se escucharon los acordes de "Aunque ya no vuelve a verte", el primer track del disco, y enseguida "Mis cicatrices", que coescribió junto al mexicano Leonel García, para quien pidió un fuerte aplauso.

Gian Marco soltó su guitarra e interpretó "Vida de mi vida", y ya entrado en el romanticismo pidió un mezcal para poder brindar con el público; "La vida entera", primer sencillo que se desprendió de "#Libre", fue el siguiente tema que ofreció para confesar que se siente utilizado por los enamorados.

Llegó el turno de escuchar en vivo "Tengo el alma perdida", "Tan fuerte", "Siempre tú" y "El amor que te tuve", una canción de desamor, además de "Quiéreme", con el que recordó su matrimonio de más de 20 años y del que surgió Aline, Fabián y Abril, sus tres hijos.

"Tu mejor amigo" cerró la presentación del álbum y dio paso a los temas más añejos y favoritos del público. Tomó su ukelele y tras mencionar que "el amor es una enfermedad porque siempre termina en la cama", incrementó el ritmo con su instrumento y entonó "Lejos de ti".

"Hasta que vuelvas conmigo" y "Canta corazón" contaron con los coros de los asistentes, quienes bajo la batuta del peruano interpretaron también "Si me tenías", aunque de éste la última estrofa la cantó a capela el propio artista.

"Tu fotografía" y "Se me olvidó" no pudieron faltar, al igual que "Hoy", tras el cual declaró "Vamos a hacer una fiesta para que México y Perú crezcan", y deseó unión en el país para salir adelante.

El Lunario se inundó de aplausos ante las primeras armonías de "Sentirme vivo", tema con el que se despidió el cantautor no sin antes pronunciar: "Nunca nadie está satisfecho con lo que tiene hasta que está en paz con lo que uno es, gracias México".