Efraín Escudero brilla en UFC 188, decepciona "Diablito" Pérez

Una noche de alegrías y tristezas vivió la afición mexicana con sus representantes en UFC 188, con victorias destacadas como la de Efraín Escudero, pero también dolorosos tropiezos como el de Alejandro "Diablito" Pérez.

La velada comenzó bien para los anfitriones en la Arena Ciudad de México con el triunfo de Gabriel "Moggly" Benítez, pero derrotas de Augusto "Dodger" Montaño, Francisco Treviño y Alejandro Pérez apagaron un poco el ánimo de la afición.

Tocó el turno en la quinta pelea de la noche a Efraín Escudero, el primer peleador nacido en México en UFC, quien derrotó por sumisión al estadunidense Drew Dober en el primer round, en peso ligero, ante la algarabía de los miles ahí reunidos.

Una patada sacó de balance a Dober, lo que aprovechó Escudero para aplicarle una "guillotina", de la cual estuvo a punto de zafarse el estadunidense, pero el "Hecho en México" apretó hasta lograr la rendición de su rival.

Con su bandera tricolor festejó Efraín (25-9-0), quien se convirtió en el primer mexicano que gana en la empresa antes de cumplirse el primer minuto por sumisión; su oponente se quedó con marca de 15-7-0, 1 NC.

Otra satisfacción la brindó Henry Cejudo, hijo de padres mexicanos, quien salió vestido como guerrero azteca y no defraudó en el octágono, siempre hacia delante para vencer por decisión unánime al estadunidense Chico Camus, en peso mosca.

"Gracias a todo el público, sé que mis raíces son mexicanas", dijo Cejudo, ganador de medalla de oro con Estados Unidos en lucha olímpica en Beijing 2008, pero quien busca ser "el guerrero azteca para los mexicanos".

En tanto, Alejandro "Diablito" Pérez fue sorprendido y en 23 segundos liquidado por el estadunidense Patrick Williams, quien lo prendió con una "guillotina" para quedarse con la victoria.

El "Diablito", ganador de TUF Latinoamérica en noviembre, salió a esta pelea en peso gallo apoyado por la afición, pero su estancia en el octágono fue fugaz para entrar en la historia de UFC, pero de forma negativa, con la derrota más rápida en la división en UFC.

Un derechazo de Wiliams puso en malas condiciones al mexicano, que no pudo recuperarse. El del país de las "barras y las estrellas" se fue contra él y en pocos segundos lo acabó, lo que provocó la intervención del réferi para el revés del mexicano.

Por su parte, el mexicano Francisco Treviño vivió una noche de pesadilla, pues fue abucheado fuertemente, además de perder con el estadunidense Johnny Case, quien se impuso por decisión unánime (30-27, 30-27 y 30-27).

Durante los tres rounds se escucharon gritos de la gente que pedía más acción, incluso se burlaban con "beso, beso", pero los peleadores ofrecieron poco, más agresivo el visitante, quien al final se quedó con la victoria.

Además del revés, Treviño sufrió por la actitud de los aficionados, pues cuando era captado en las pantallas el sonoro abucheo se escuchaba, lo que reprobaba con gestos, contrario a Case, quien era aplaudido y vitoreado, y lo festejó.