Correa responsabiliza a manifestaciones de buscar desestabilización

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, señaló hoy que las manifestaciones que se han registrado en su país no son "fortuitas" y que tienen como objetivo desestabilizar a su gobierno con miras a las elecciones presidenciales de 2017.

"Cuántas cosas terribles han pasado esta semana en el país, y quieren que sigan pasando, no se engañen; esto no es nada fortuito, lo tenían preparado, tienen logística, tienen dinero", indicó el gobernante.

Desde la ciudad italiana de Milán, donde asistió a la inauguración de la ExpoMilán 2015, Correa emitió antes unas dos mil personas su informe semanal de gobierno, citado por la agencia de noticias Andes.

"La movilización permanente, para ver si desestabilizan al gobierno y llevarnos lo más desgastados posible al 2017. Pero aquí nadie se me cansa, compañeros: más firmes que nunca para defender y respaldar a nuestra Revolución", dijo.

Las declaraciones del gobernante se dan en el marco de las manifestaciones convocadas por la oposición política y que se han registrado desde el lunes pasado en varias ciudades de Ecuador para protestar por dos iniciativas de ley que introdujo ante el Congreso.

Los proyectos de ley proponen un nuevo impuesto progresivo sobre las herencias y otro a las ganancias extraordinarias (plusvalía) derivadas de la especulación con la tierra.

A esas manifestaciones se sumó la víspera un paro provincial en el archipiélago de Galápagos en protesta por una ley especial que regula la gestión y administración en esa región y establece criterios técnicos para el incremento de salarios del sector público y privado.

Al dirigirse a los ecuatorianos que residen en Italia, Correa agradeció a los connacionales que tuvieron que salir de Ecuador durante el feriado bancario de 1999, por los sacrificios que hacen para enviar dinero a sus familias a Ecuador.

Esas remesas monetarias permitieron superar esa crisis ocasionada, dijo, por los banqueros que "robaron ahorros y herencias", y que ahora, apuntó, aparecen como "defensores de sus herencias".

"Cuando se pone un impuesto a la herencia alguna vez en la vida al 2.0 por ciento de los ecuatorianos, miren todos los problemas que tenemos", anotó.