Robert Lebeck capturó lo más representativo de las últimas décadas

Reconocido por sus colegas como el "encantador ladrón del instante", el fotógrafo alemán Robert Lebeck, quien capturó desde la guerra del Congo hasta los famosos más cotizados de Hollywood, murió hace un año, el 14 de junio de 2014.

"Lo mío son fotos de toda una época. La Alemania de los años 50, la Latinoamérica que vi en los 60, el África que se libera del colonialismo y la España de Franco", expresó el fotógrafo al inaugurar una de sus exposiciones en Berlín, según el portal "cultura.elpais.com".

Apuntó que el artista de la lente no se limitó a retratar a personajes tan famosos como María Callas, Willy Wilder, Romy Schneider o Alfred Hitchcock, también capturó momentos trascendentales de la historia como la primera guerra civil del Congo (1960-1965).

Una de sus fotografías más famosas la tomó en la antigua Léopoldville, actual Kinshasa, en 1960., durante las fiestas para conmemorar la independencia del Congo belga, cuando el rey de los belgas Balduino de Bélgica levanta el sable que simbolizaba el poder real.

Siendo un adolescente participó como soldado en la II Guerra Mundial y cayó prisionero a manos del Ejército Rojo de la Unión Soviética. Más tarde viviría unos años en Estados Unidos. Fue ahí donde descubrió los fotorreportajes en revistas como "Look o Life".

De acuerdo con datos biográficos publicados en la página "www.lebeck.de", Robert Lebeck nació el 21 de marzo de 1929 en Berlín, Alemania, donde estudió Etnología, pero tiempo después descubrió que su verdadera vocación era la fotografía.

Su primer trabajo como fotógrafo fue en las revista alemana "Revue", a la que siguió "Kristall".También trabajó en "Geo" y "Stern". Fue en 1991 cuando recibió su primer premio de la Sociedad Alemana de Fotógrafos. Mientras que en 2007 fue el primer artista en recibir el Henri Nannen Award por dedicar su vida a la fotografía.

El Centro Alemán de la Información lo recuerda como el fotógrafo que escapó de las ávidas fauces de la muerte pero no del hundimiento y la disolución de su mundo. Imposible que semejantes experiencias no queden reflejadas en sus fotos.

Señala que su obra está signada por la ironía sutil de un hombre que pareciera conocer la última pieza del engranaje y que, por eso mismo, solamente lo deja sugerido.

Para celebrar sus 85 años, en marzo de 2014, la Galería Flo Peters de Hamburgo exhibió parte de su trabajo en la exposición "Robert Lebeck: en el mundo". Mientras que en Berlín se presentó la retrospectiva "Robert Lebeck-85th birthday".