Carniceros caraqueños desacatan precios fijados por el gobierno

Las carnicerías de Caracas especulan abiertamente con el precio de la carne y desacatan los ajustes de precios establecidos por el gobierno, denunció una agrupación de amas de casa.

"Adquirir un kilogramo de carne de res puede llegar a costar más del equivalente a una semana de completa de trabajo", precisó Dolores Martínez, coordinadora de la Asociación Amas de Casa en Acción (ACA).

Martínez, en diálogo con Notimex, destacó que después de una prolongada escasez apareció la carne de res y de cerdo en algunas carnicerías de la capital venezolana, pero a precios astronómicos, es decir inaccesibles.

"Aparte de eso los carniceros estafan a los consumidores porque venden la carne de tercera como si fuera de primera, desacatando la fijación de precios establecida por la Superintendencia de Costos y Precios Justos (SCyPC)".

Agregó que la carne de tercera (lagarto, chocozuela, paleta), es vendida a 800 bolívares (unos 126 dólares) el kilogramo cuando fue regulada en 120 bolívares (unos 19 dólares) el kilogramo.

Mientras que la carne de primera, cuyo precio es de 220 bolívares (unos 35 dólares), no se consigue o solo la venden a restaurantes de lujo.

La dirigente social afirmó que el gobierno ha demostrado impotencia para controlar la especulación con los precios de la carne de res, pues a pesar de que ha impuesto multas a los carniceros, éstos continúan violando los precios y especulando a los consumidores.

José Monagas, presidente de la Asociación de Ganaderos del Estado Apure (AGEA), dijo a su vez que la regulación de precios a los carniceros corresponde al gobierno, ya que ellos no han incrementado el precio del producto a las carnicerías.

"A puerta de corral nuestros agremiados expenden la carne a 86 bolívares el kilogramo y esperamos que el gobierno nos autorice incrementarlo a 96 bolívares, pues mantener el ganado requiere de mucha inversión y la inflación también nos afecta".

Resaltó que existe un programa nacional de suministros de insumos, que supervisa el Ministerio de Agricultura y Tierras, pero que éste solo llega a 50 por ciento de los productores.

"El resto debe adquirirlo en agrotiendas privadas a precios dolarizados", destacó el directivo ganadero.

Monagas afirmó: "estamos esperando una nueva reunión con los representantes del gobierno para que se establezca un nuevo precio para la carne en canal y la posibilidad de acompañar la medida con un subsidio al productor".