Arrecife Mesoamericano requiere de voluntad de sociedad y autoridades

La creación de áreas totalmente protegidas sirve para sanear y recuperar la vida del Arrecife Mesoamericano, sin embargo para garantizar su éxito se requiere de un trabajo de equipo entre sociedad y autoridades.

De acuerdo con la Iniciativa Arrecifes Saludables (HRI por sus siglas en inglés), es necesario el apoyo de pescadores responsables, de políticas públicas que incentiven el aumento de las mismas y de empresarios que se preocupen por mantener un desarrollo socio ambiental.

La agrupación establece que gracias a la implementación de áreas protegidas, aumentó el número de peces comerciales y eso es muy importante para la región, sobre todo por la cantidad de población que depende de esta actividad.

En ese sentido, la coordinadora para México de HRI, Marisol Rueda Flores, destacó que el Arrecife Mesoamericano es de gran importancia, ya que es el sustento de más de un millón de personas.

Además, se estima que durante 2015 alcanzará una derrama de seis mil millones de dólares por concepto de turismo de buceo, lo que representa un ingreso importante para los cuatro países que comparten la segunda barrera arrecifal más importante del mundo.

El Sistema Arrecifal Mesoamericano (SAM) es la barrera de ese tipo más importante de América y la segunda nivel mundial.

Cuenta con una extensión de más de mil kilómetros desde la punta norte de la Península de Yucatán, en México, hasta las Islas de la Bahía en la costa norte de Honduras.

Incluyendo la costa caribeña de Guatemala y todo Belice, lo que constituye el mayor arrecife de coral en el Hemisferio Occidental.

Rueda Flores manifestó que es necesario el esfuerzo de los habitantes de comunidades pesqueras y empresarios para promover e incluso solicitar políticas públicas que apoyen programas para la regeneración del arrecife.

En ese sentido, destacó que como parte de la iniciativa Healthy Reefs, se aplica la campaña "Arrecife Vivo", la cual va dirigida a pescadores, empresarios, políticos y turistas, para aumentar a un 20 por ciento las áreas de no pesca y así apoyar la regeneración de esta gran barrera arrecifal.

La entrevistada destacó también que el trabajo colaborativo en una ecorregión como lo es el SAM, tiene beneficios si se generan acciones puntuales con un plan de acción a largo plazo.

En relación con la campaña "Arrecife Vivo", recuerda que hace unos días se lanzó en Cancún, con el objetivo de sumar a las más de 85 comunidades pesqueras de los cuatro países, a sus líderes políticos y empresarios, para trabajar por un mismo objetivo: Invertir en un Arrecife Vivo, para Invertir en el Futuro.

"Es así como más de 60 organizaciones trabajan e invitan a las comunidades, actores políticos, empresarios y turistas, a sumar esfuerzos y acciones que potencialicen la resiliencia del Arrecife Mesoamericano", destacó.

Estableció que es un recurso natural que es de vital importancia económica, ecológico y ambiental para México, Belice, Guatemala y Honduras.

Representantes de la organización "Arrecifes saludables para gente saludable", presentaron hace unas semanas el reporte del estado de salud del arrecife mesoamericano, registro que refleja una mejora de "mal" a "regular" este año.

De acuerdo con ese reporte, las principales afectaciones que han dañado al segundo arrecife más grande del mundo, provienen del desarrollo turístico mal planificado, las aguas residuales vertidas al mar y el calentamiento global.

En su turno, la directora del Parque Nacional Arrecife de Puerto Morelos, Martha Abundes Velasco, consideró que la protección a ecosistemas como el arrecife debe ampliarse más allá de las costas.

La especialista lamentó que se ha comprobado que los daños que se generan en el continente influyen finalmente en la parte marina que es de vital importancia.

Refirió que se tienen estudios del Centro de Investigación Científica de Yucatán, que incluyen mediciones de los niveles del agua de los cenotes en una ruta que está a 30 kilómetros de la costa.

Estos estudios arrojaron información importante de las condiciones tanto del arrecife como de la playa y su conexión con la red de ríos subterráneos.

Abundes Velasco puntualizó que Puerto Morelos tiene una condición de laguna arrecifal, porque protege a lo largo de 21 kilómetros y cuenta con 15 ojos de agua.