Templo de Soledad de Graciano Sánchez, donde el dibujo se privilegia

En este municipio se conserva un templo de estilo neoclásico, considerado monumento nacional desde 1951, hecho en cantera con toques urbanísticos europeos, donde el color pasa a un segundo plano y adquiere importancia el dibujo.

La Parroquia de Nuestra Señora de la Soledad, cuya construcción inició en 1812, es uno de los principales atractivos turísticos de dicha localidad.

Juan Ramírez Pópulos, quien acude a este templo desde que era un niño, señaló que el recinto religioso cuenta con tres capillas que forman un juego de campanarios, que no existe en algún otro sitio.

"La historia de Soledad de Graciano Sánchez está ligada a esta parroquia, porque los primeros habitantes construyeron una pequeña capilla para la Virgen de la Soledad y desde entonces se le venera", explicó.

Actualmente, las fiestas patronales se realizan a mediados de septiembre y el municipio recibe a visitantes de diversas ciudades de San Luis Potosí y estados vecinos.

De acuerdo con información recabada en el archivo histórico del municipio, durante el siglo XVIII a este lugar se le conocía como Paraje y Puesto de los Ranchos de Nuestra Señora de la Soledad y era un tránsito hacia las minas de Cerro de San Pedro.

En ese entonces se edificó una ermita a la virgen de la Soledad, donde según la creencia, un hombre llamado José Isidro Debo, quien cuidaba de esa ermita, recibió posteriormente una imagen de Cristo crucificado, la que ofreció al culto, bajo la advocación de Nuestro Señor del Refugio.

Con fecha 8 de noviembre de 1827 se le conocía ya como "Villa de la Soledad".

Por más de un siglo se llamó "Soledad Diez Gutiérrez" en honor a un general y desde el 18 de diciembre de 1988 el Congreso del estado le cambió el nombre por el de "Soledad de Graciano Sánchez", en honor al político Graciano Sánchez, fundador de la Confederación Nacional Campesina.

La gente de Soledad de Graciano Sánchez es cálida con los visitantes esta localidad además destaca por las enchiladas potosinas.

Otro de los personajes ilustres de este municipio fue Fernando Zamarripa, de quien existe una estatua en el centro de la ciudad.