Taller sobre biodiversidad en bosques de Jalisco destaca monitoreo

La Conafor realiza el taller "Monitoreo comunitario para el manejo y conservación del bosque en el área de apoyo del Fondo Patrimonial de Biodiversidad", que busca el fortalecimiento de capacidades tendientes a obtener información en la zona respecto a este ámbito.

El gerente estatal de la Comisión Nacional Forestal, Adrián Hernández Herrera, informó que el curso se realiza en el ejido Adolfo Ruíz Cortines, del municipio de Ayutla, y en el municipio de Autlán de Navarro, Jalisco.

Subrayó que la intención es el fortalecimiento de capacidades de monitoreo para obtener información sobre la biodiversidad en la zona y que con ello pretenden tener herramientas que permitan la convivencia, el cuidado y la conservación en los bosques de la entidad.

"Buscamos establecer un proyecto piloto de monitoreo comunitario en la región para obtener información de la biodiversidad de la región,

que apoye a la toma de decisiones a nivel local", apuntó.

Dijo que esta práctica se realiza en conjunto con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, por sus siglas en inglés), a través de una beca del voluntario de Peace Corps México, que está colaborando en la Conafor desde el año pasado en el tema de servicios ambientales.

Destacó que realizan acciones con equipo especializado como cámaras trampeo, GPS, binoculares, cámaras fotográficas digitales, guías de campo y de identificación de aves y huellas de mamíferos y computadora para el vacío y análisis de información, material del Ejido Adolfo Ruíz Cortines.

En este taller se capacitará a los beneficiarios de programa de apoyo de Pago por Servicios Ambientales, así como a asesores técnicos de la zona.

"Es un proyecto piloto que busca registrar bases para su desarrollo, y que en el mediano plazo pueda replicarse en otras áreas apoyadas con el programa y obtener datos relevantes respecto a la conservación de biodiversidad", dijo Hernández Herrera.

Refirió que en 2011 se incorporaron seis mil 440 hectáreas al esquema Pago Servicios Ambientales (ASP) del Fondo Patrimonial de Biodiversidad (FPB) en la región de la Sierra de Cacoma en Jalisco, que es reconocida por su relevancia en términos de biodiversidad.

Se trata de un bosque mesófilo que juega un papel muy importante de conectividad entre dos áreas protegida: Reserva de la Biósfera Sierra de Manantlán y la Zona de Protección Forestal de las subcuencas del Río Ameca, Atenguillo, Bolaños y Grande de Santiago.