Oro cierra con avance de 0.72%

Tras tres semanas de descenso, el oro terminó con una ganancia de 0.72 por ciento, al venderse este viernes en mil 180.29 dólares por onza, debido a una mayor aversión al riesgo por la situación de Grecia.

De acuerdo con Banco Base, el gobierno griego envió a sus acreedores una nueva propuesta para que, de ser aceptada, le permita al país acceder a un tramo de rescate por 7.2 mil millones de euros.

La propuesta contemplaba un superávit fiscal de alrededor de 1.0 por ciento para este año, tres tipos de impuestos al Valor Agregado (IVA), modificaciones a las prejubilaciones, entre otras medidas.

A su vez, el cobre finalizó la semana con un retroceso de 0.58 por ciento, cotizando en cinco mil 892.50 dólares por tonelada métrica, ligando su cuarta semana consecutiva a la baja.

Ello, subrayó la institución, luego de que las reservas de cobre monitoreadas por el London Metal Exchange aumentaron 3.1 por ciento el miércoles pasado; mientras que la economía global sigue débil, sobre todo en China, principal comprador de metales industriales a nivel mundial.

De esta forma, tanto del lado de la oferta como de la demanda indican una caída en los precios del metal para los próximos meses.

Por su parte, el precio del aluminio perdió 0.64 por ciento en la semana, al ofertarse en mil 181.19 dólares la tonelada, lo que representó una pérdida de 6.76 por ciento en lo que va del año.

Mientras que el plomo cerró en mil 848.75 dólares por tonelada métrica, perdiendo 2.44 por ciento en la semana, pero con un avance de 0.31 por ciento en lo que va del año.

En el mercado energético, el crudo Brent se ubicó en 63.82 dólares por barril, con una ganancia semanal de 0.85 por ciento, sólo 54 centavos por encima de su cotización del pasado viernes.

Asimismo, el West Texas Intermediate (WTI) concluyó la semana en 59.97 dólares por barril, con una ganancia semanal de 1.39 por ciento.

Banco Base señaló que el petróleo se fortaleció en la semana luego de que un reporte de la EIA destacó que la producción del hidrocarburo en algunas zonas de Estados Unidos disminuiría en julio hacia su menor nivel desde enero.