Santos considera "irracional" ataque de las FARC a medio ambiente

El presidente colombiano Juan Manuel Santos señaló hoy la "irracionalidad" de las guerrilleras Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) al atentar contra el medio ambiente, mientras negocian la paz en La Habana, Cuba.

"Si la guerrilla realmente quiere la paz, lo que tiene que buscar es que la gente les crea que van en el camino de buscar la paz", expresó este viernes el presidente durante su visita al pabellón de Colombia en Expo Milán 2015, en el norte de Italia, según reportes de la prensa colombiana.

Santos manifestó que "se entristece uno cuando hay personas dentro de Colombia que quieren frenar ese progreso (de paz), que quieren mantenernos atados al pasado".

"La guerrilla, por ejemplo, con esos ataques irracionales, insensatos, destruyendo precisamente lo que el mundo quiere preservar, que es el medio ambiente. Volando torres de energía para quitarle la luz a poblaciones enteras", subrayó.

El mandatario expresó que "eso es una actuación condenable desde todo punto de vista, la condena el mundo entero", al hacer referencia a los recientes atentados de la guerrilla contra la infraestructura energética, petrolera y vial.

Anotó que hay "gente que no quiere la paz en Colombia lo que quiere es que nos mantengamos en el pasado (...), pero los que queremos más bien construir futuro, les doy toda mi garantía que somos los que vamos a imponernos para que ese futuro sea lo que este pabellón está mostrando".

"Una Colombia pujante y una Colombia llena de potencialidades. Una Colombia rica y una Colombia con gente extraordinaria, que lo que quiere es que les quiten ese freno de la violencia y la guerra para poder desarrollar su verdadero potencial", puntualizó.

Santos llegó a Italia procedente de Bruselas, donde participó en la cumbre entre la Unión Europea (UE) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

El gobierno de Santos y las rebeldes FARC adelantan negociaciones de paz desde noviembre de 2012 en La Habana, con Cuba y Noruega como países garantes, y Chile y Venezuela como facilitadores.